El corregimiento de las diecisiete villas

IGNACIO DE LA ROSA FERRER

Imagen del poder municipal

Imagen del poder municipal
EL CORREGIMIENTO DE LAS DIECISIETE VILLAS EN LA EDAD MODERNA
Mostrando entradas con la etiqueta Buedo (los). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Buedo (los). Mostrar todas las entradas

miércoles, 24 de enero de 2018

El origen de la Tesorería de rentas reales del Marquesado de Villena

Markus Fugger (1529-1597)
Rodrigo Méndez, administrador de rentas reales, se había enfrentado en sus pesquisas con un panorama desolador en la recaudación impositiva. El fraude era generalizado, la recaudación de alcabalas, un impuesto del diez por ciento ad valorem sobre las ventas, apenas si llegaba a una ínfima parte de las transacciones. Los encabezamientos marcaban cantidades recaudatorias desfasadas, aunque con ingresos seguros, pero el arrendamiento de rentas o la administración directa en régimen de fieldad recaudan poco y ese poco acababa en el bolsillo de arrendadores o fieles. Desde que en  1550 se establecieron las arcas de rentas reales en casa de Diego de Ávalos, en la villa de San Clemente, se intentaba una recaudación centralizada de los tributos. Las arcas reales fueron un fracaso, pues el arquero no disponía de capacidad ejecutiva; el nombramiento de ejecutores quedaba en manos de la justicia del Marquesado, el gobernador, incapaz de llegar a todas las villas.

Para paliar esta situación se nombraron en 1580 tesoreros de las rentas reales. Sabemos de otros tesoreros nombrados por esas fechas; así, en Villanueva de los Infantes residía Pascual Sánchez, tesorero del Campo de Montiel. En el Marquesado de Villena, el cargo recayó en el joven Martín Alfonso de Buedo, aunque quien realmente ocupó el cargo, dada su minoría de edad (había nacido en 1560), fue su padre el capitán Martín de Buedo. Es posible que el cargo fuera ocupado durante un corto periodo, hasta su fallecimiento, por Antonio Montoya, aunque creemos que se mueve en la tradición de los ya existentes receptores de rentas reales del Marquesado de Villena.

El nombramiento de Martín Alfonso de Buedo es otorgado en Badajoz el 19 de agosto de 1580, en plena conquista de Portugal, aunque con efectos desde comienzos de año. Se trataba de descentralizar la Hacienda, tanto en los pagos de los juros y libranzas, situados en las rentas reales, como en la acción ejecutiva, por la capacidad de los tesoreros para nombrar ejecutores para hacer efectivos los cobros. La descentralización iba acompañada de una pareja centralización a nivel territorial que acabara con la diversidad de receptores y tesoreros a la sazón existentes. El título se extendía por dos vidas y estaba sujeto a intervención de los Contadores Mayores de Cuentas cada tres años. Sin embargo, la primera residencia que sufrieron los tesoreros de Campo de Montiel, Alcaraz, Marquesado de Villena, Murcia y Cartagena fue por un juez de residencia enviado por el Consejo Real, el licenciado Castañeda, aunque parece que los tesoreros sufrieron una intervención al año de ocupar su puesto por los Contadores. El tesorero estaba obligado a depositar una fianza  elevada y recibía un sueldo anual de 75.000 maravedíes. Sueldo que se incrementaba por diversas comisiones, entre ellas, un uno y medio por ciento por el riesgo de llevar el dinero a los beneficiarios del pago de juros y libranzas.  A los candidatos a tesoreros, se les pedía como requisitos ser personas hábiles, suficientes y abonadas. Como tal se reconocía a la familia del capitán Martín de Buedo, hidalgo, poseedor de ganados, tierras de labor y una rica hacienda familiar en Vara de Rey.

Por supuesto, que el nombramiento de los tesoreros no solucionó el déficit fiscal de la Corona, ya hemos visto como la recaudación de 1576 fue íntegra a pagar a los Fúcares, pero puso cierto orden recaudatorio para garantizar los pagos de las consignaciones anuales. La gestión de las tesorería de rentas reales del Marquesado de Villena en los años 1580 a 1583 coincidió con la presencia en el Marquesado de administradores de rentas reales enviados por la Corona desde unos años antes para la averiguación de las rentas de los lugares no encabezados. Desde 1576 hasta 1580 dicha labor correspondió a Rodrigo Méndez; desde 1581 a 1583, al licenciado Antonio Mieses, hasta que en 1584, el granadino Rodrigo Méndez, ya con 54 años de edad, volvió al Marquesado.


Martín Alfonso de Buedo
Los tesoreros establecidos en la Corona de Castilla hacia 1580, respondieron de su acción ante los jueces de residencia nombrados por el Consejo Real, lo que parece indicar que el Consejo de Hacienda no tenía una jurisdicción privativa por estas fechas. No obstante, sabemos que hacia 1581 el tesorero padeció prisión por un juez de cuentas enviado expresamente al Marquesado; de lo que se podría deducir una jurisdicción privativa fiscal en materia de intervención de las rentas.

En su oficio de tesorero Martín de Buedo estaba auxiliado por varios ejecutores, de los que conocemos algunos nombres: Diego de Caballón, Francisco de Peralta, Pedro de Montoya Abengoza, Pedro de Aguero el mozo y Pedro Díaz. La profusión de ejecutores se explica porque cada uno de ellos visitaba únicamente un lugar, provisto de un mandamiento del gobernador del Marquesado, que recogía aquellas partidas pendientes de cobrar por el tesorero al cumplirse cada uno de los tercios anuales en que se pagaban las rentas. No obstante, los recaudadores de alcabalas reconocen el derecho del tesorero a nombrar sus propios alguaciles ejecutores. Las villas, además de hacer frente a sus deudas, debían pagar los salarios de los alguaciles, que llevaban trescientos maravedíes por día.

Por el oficio y casa del capitán Martín de Buedo pasaban los criados de los tenentes de juros y asentistas extranjeros que iban a cobrar las rentas de sus juros a la villa de San Clemente. Aunque lo más normal era que el tesorero enviara a algún criado para hacer efectivos en mano y en el domicilio de los rentistas los pagos de las libranzas, cobrando por ello una comisión que iba del uno al dos por ciento. Nobles, banqueros, mercaderes, clérigos, regidores o abogados componían una diversa panoplia de poseedores de juros y consignaciones sobre las rentas reales del Marquesado de Villena. Pedro Manrique de Castilla tenía dos juros que le rentaban ciento cincuenta mil maravedíes anuales; el genovés Horacio de Bibaldo se desplazaba en 1582 a San Clemente para cobrar los ciento setenta mil maravedíes de una libranza a favor de Benito Centurión. Aunque la partida mayor correspondía a los alemanes Fúcares, los grandes banqueros de la Corona, que recibieron en 1580 de las rentas del Marquesado de Villena, seis millones de maravedíes, pagados en tres tercios. El primer tercio lo había pagado a los Fúcares Catalina Ávalos, viuda de Antonio Montoya, antecesor de Martín de Buedo en el cargo de tesorero. Los dos tercios siguientes se habían pagado con cargo a la tesorería de Martín de Buedo. A esta cifra hubo que sumar otro cuento (un millón de maravedíes) a pagar a partes iguales a los Fúcares de las tesorerías de Montoya y Buedo. A los siete millones se sumaban diversas primas: 422.762 maravedíes en el primer tercio y 550.000 del segundo tercio. El tesorero cobraba en concepto de riesgo por la operación (se obligaba a llevar los dineros hasta Madrid, pues los Fúcares no parecían dispuestos a desplazarse a San Clemente),  una comisión del uno por ciento del montante global pagado. El genovés Lorenzo Espínola, fallecido por esa época, completaba el terceto de los principales banqueros extranjeros con pagos situados en las rentas del Marquesado de Villena por valor de nueve millones de maravedíes para el año 1581. Los intereses genoveses en el Marquesado se completaban con los nombres de Juan María Corbari, que cobró 600.000 maravedíes en 1581, y Nicolao Grimaldo, que sacaba sendos pellizcos de 243.794 y 26.444 maravedíes. Si las rentas de 1580 fueron a engrosar las arcas de los Fúcares y las de 1581, las de los Espínola, las rentas reales de 1582 fueron a resarcir las fanegas de trigo aportadas por los pueblos de la Mancha con destino el puerto de Cartagena dos años antes, para abastecer la Armada que participó en la invasión de Portugal. El resto de la recaudación, la otra mitad, no llegaba a las arcas reales, pues estaban destinadas a los tenentes de juros. Entre ellos destacaba la Iglesia colegial de Alcalá de Henares con rentas anuales de medio millón de maravedíes y la de Pastrana que superaba esa cantidad. Otros juros de menor cuantía se diseminaban para sufragar las capellanías, cuya fundación irá en incremento.

La nobleza regional tenía aseguradas rentas en el Marquesado. Tanto Rodrigo Mendoza, hijo del señor de Cañete, como Gaspar de Sandoval, vecino de Huete,  Juana de Zarate, señora de Valverde, el abad de Parrales o Coello señor de Carcelén poseían  juros. El pago de sus intereses, salvo para el caso de Juana de Zarate, también se hacía en la Corte, donde residían, pero en este caso, el tesorero tenía menos conmiseración que con los Fúcares y cobraba un dos por ciento de interés por el riesgo de llevar el dinero. Algo menos, un uno y medio por ciento, se cobraba a la Princesa de Éboli, por el pago de un juro, cuyas rentas en los tres años estudiados ascendían a 2.300.000 maravedíes. Su primo hermano, Iñigo de Mendoza, que andará en pleitos con la Princesa por el señorío de Almenara, recibirá en 1580 la cifra de dos millones setecientos mil maravedíes. Rodrigo de Lerma y su mujer Catalina del Puerto, de Villalpando, cobraban intereses anuales de cincuenta mil maravedíes.

Otros eran hombres de leyes que alcanzaron el reconocimiento como procuradores y abogados; así, el belmonteño licenciado Antonio León, que ahora vivía en la madrileña carrera de San Jerónimo, había tenido éxito como abogado en la Corte, invirtiendo sus ganancias, tres mil trescientos ducados en juros. Aparte de sus inversiones en el Marquesado de Villena, el licenciado Antonio León disponía de juros en el Campo de Montiel, y otros miembros de la familia también eran rentistas. Otro procurador de origen belmonteño, afincado primero en San Clemente y luego en la Corte, y que hacía fortuna como relator en los Consejos Reales era el licenciado Agustín de Guedeja; invertidas sus ganancias en un juro, recibía cuatrocientos ducados, de los que Martín de Buedo se quedó con 2.250 maravedíes por llevarlos a Madrid. Un principal de Iniesta, Martín Gómez de Iniesta, miembro del Consejo Real, poseía un juro de 50.000 maravedíes.

A veces los beneficiarios de juros eran personas ricas de la zona, como Hernán Nuñez de Robres o Esteban de Chinchilla, vecinos de la ciudad de Chinchilla; En Almansa, los propietarios locales de juros eran Enrique Tallada y don Pedro de Berastegui; en Motilla, el cura Pedro de Alarcón cobraba de un juro 40.000 maravedíes. En Vara de Rey, habían visto alguna vez a los Sandovales de Huete desplazarse hasta la villa para cobrar sus rentas. En Albacete, el regidor Jorge Cañavate poseía un juro de 50.000 mrs. En Iniesta los Cubas y en San Clemente Diego de Montoya. En algunos de estos casos, los arrendadores locales de las alcabalas adelantaban el pago de los juros con el dinero recaudado.

Banqueros o asentistas extranjeros y nobleza regional o nacional absorbían la recaudación  de las rentas de la Corona, que apenas si recibía fruto de lo recaudado. Incluso una familia burgalesa como los Maluenda renunciaba a su espíritu emprendedor y colocaban su capital en situados en las rentas reales del Marquesado. Todas la rentas reales se consumían en el pago de juros y libranzas.

 Para hacer balance de la gestión del capitán Martín de Buedo llegó a finales de noviembre de 1584 a la villa de San Clemente el juez de residencia licenciado Castañeda. En sucesivos pregones públicos por la diferentes villas del Marquesado de Villena se invitó a los vecinos a presentar cargos contra Martín de Buedo y sus ejecutores.

Las acusaciones contra Martín de Buedo llegaron del regidor villarrobletano Cristóbal Montoya, que acusaba al tesorero de cohecho, por haber cobrado diez ducados a Hernando de Araque, alguacil mayor de la villa de Belmonte, que había ido hasta a San Clemente para cobrar cuatrocientos ducados de una partida de trigo sacado por orden real de Belmonte un tiempo antes con destino Cartagena. Estas sisas del tesorero eran vistas por el escribano de Belmonte Andrés Vega como métodos normales para abreviar las pagas.

El capitán Martín de Buedo se presentó en el juicio de residencia como un ejemplo de probidad, apoyado por la legión de arrendadores de rentas reales de los diversos pueblos del Marquesado. Tan unánime adhesión nos lleva a pensar que en el negocio de las rentas reales nadie era ajeno al fraude. Rodrigo Méndez lo había desvelado: los ricos de los lugares no pagaban. Pero el fraude afectaba a los contribuyentes y también a los recaudadores. Cuando Rodrigo Méndez hace pesquisas en 1586 para averiguar la práctica recaudatoria de los arrendadores, ninguno de ellos es capaz de aportar los libros de sus cuentas. El propio Martín de Buedo, en la única acusación que tuvo, caía en contradicciones en su declaración. Mientras el tesorero decía que los diez ducados cobrados a Hernando de Araque eran por la prima y ventura de la operación (un dos y medio por ciento), el pagado ocultaba la dádiva con una supuesta operación de venta de cabezas de ganado. El licenciado Castañeda, juez de residencia, prefería cerrar los ojos ante unas declaraciones sorprendentes: una comisión del dos y medio por ciento era razonable, dadas las cinco leguas de mal camino Belmonte y la dificultad de vadear el peligroso río Záncara, sin puente alguno en el trayecto. Para despejar dudas, el encargado de llevar el dinero hasta Belmonte fue Alonso de Araque, yerno del tesorero y hermano de Hernando. Tampoco se deben minusvalorar los riesgos de transportar dineros en aquella época. Los cogedores de alcabalas de los pueblos temían llevar sus recaudaciones hasta la casa del tesorero en San Clemente. Alguno de ellos, como Martín Gascón, cogedor de alcabalas de Barchín, recordaba haber sido asaltado y robado por un ladrón de caminos. No en vano, los cogedores de alcabalas eran presas apetitosas; Juan Rabadán, recaudador de Iniesta, reconocía haber llevado hasta la tesorería de San Clemente dos mil reales.

Martín de Buedo sería absuelto el seis de diciembre de 1584 y considerado además como fiel ministro de su majestad por un juez, licenciado Castañeda más preocupado por quien había de pagar los trece días de su comisión, una vez absuelto el reo. La ocurrencia del juez fue que el tesorero le adelantara los 45.989 maravedíes de los gastos de la comisión, hasta que el Consejo Real decidiera cómo indemnizar a Martín de Buedo. El tesorero pagó, costandole un juicio en el Consejo Real recuperar el montante depositado. La duda que queda es si todo respondía a un concierto entre juez de residencia y tesorero. La complicidad y silencio del licenciado Castañeda a cambio del pago de salarios por el tesorero, que, aparte, de un escueto memorial, poco más protestó. El tiempo y la necesidad de pagar nuevas costas rompería tal pacto de silencio, si es que existió. No obstante, sería injusto dudar de la probidad de Martín de Buedo, que a decir de algún arrendador de alcabalas administraba la tesorería y buena voluntad y que daba plazos de espera a los cogedores locales de hasta veinte días, antes de mandar ejecutores, cuando no pagaban los obligados tercios.

Sin que sepamos la causa, el licenciado Castañeda, que, ya venía de otra residencia con el tesorero del Campo de Montiel, decidió, o fue obligado por el Consejo Real, una nueva pesquisa que cubriera el testimonio de los cogedores de alcabalas de un mayor número de pueblos. De las nuevas averiguaciones se hizo cargo el escribano de Vara de Rey Blas Díaz Meneses, mientras el licenciado Castañeda continuaba con nuevas residencias en los partidos de Murcia y Cartagena. Desde esta última ciudad, emitiría auto absolutorio de nuevo contra el capitán Martín de Buedo, aunque de nuevo el tesorero debía pagar las pesquisas del escribano Blas Díaz Meneses hasta que el Consejo Real decidiera quién debía pagar. Las sentencia del Consejo Real se hizo esperar hasta el 26 de agosto de 1586, pero tiene su interés por sustanciar varias cuestiones. Consideraba que la comisión por el riesgo y ventura de llevar el dinero de las libranzas a sus beneficiarios se fijaba en el uno y medio por ciento y que las costas judiciales de las residencias en caso de absolución se debían pagar de las penas de cámara. Posteriormente sería confirmada el 6 de febrero de 1587.


ANEXO I: TÍTULO DE TESORERO DE RENTAS RALES DEL MARQUESADO DE VILLENA A FAVOR DE MARTÍN ALFONSO DE BUEDO

Don Phelipe por la gracia de Dios, rrei de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Zecilias, de Jerusalén, de Nabarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoua, de Córcega, de Murcia, de Xaén, de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, de las Yslas de Canaria, de las Yndias, Yslas y Tierra Firme, del Mar Océano, Conde de Flandes, e de Tirol, etc; por quanto entendiendo que ansí cunple a nuestro serbicio e buen rrecaudo de nuestra hazienda e cobrança de nuestras rrentas rreales y paga dellas auemos acordado e determinado de poner e nonbrar personas que sean ábiles y suficientes y abonadas para que cobren y rreciban por nos y en nuestro nonbre las dichas nuestras rrentas rreales de los rreceutores e tesoreros que asta aquí lo han hecho, por ende confiando de bos Martin Alfonso de Buedo, hijo del capitán Martín de Buedo, nuestra merced y boluntad es que desde el principio deste año de quinientos y ochenta en adelante por todos los días de buestra bida bos e la persona que para ello buestro poder obiere rrecibáis y cobréis las rrentas de las nuestras alcabalas y tercias donde las ubiere y otras rentas ordinarias que no son o serán debidas y pertenecientes en todos los lugares del Marquesado de Villena según e como suelen andar en rrenta y os nonbréis y nonbren nuestro tesorero dellas y mandamos a los concejos, justicias e rregidores, caballeros, escuderos, oficiales y honbres buenos de los lugares del dicho Marquesado y a otras qualesquier personas que por arrendamiento o en fieldad o en otra qualquier manera fueren obligados a nos dar e pagar qualesquier mrs. de las dichas nuestras rrentas ordinarias que os ayan e tengan por nuestro tesorero dellas y os rrecudan e hagan rrecudir a la persona que para ello vuestro poder obiere con lo que rrentaren e balieren, guardando ansí en lo que toca a la cobrança de las dichas rrentas como en la fianza de seguridad que abéis de dar para usar el dicho cargo lo que por los nuestros contadores fuere probeído y ordenado en las cartas de rreceptoría que os an de dar de las dichas rrentas en cada un año y lo contenido en las condiciones del encabeçamiento de nuestras alcaualas y tercias y las otras condiciones que están echas y se hizieren para cobrar y arrendar las nuestras rrentas y derechos destos nuestros rreynos y con que ayáis de dar e deis quenta del dicho cargo de nuestro tesorero de nuestras rrentas de tres en tres años a nuestros contadores mayores de quentas y sacar finiquito dellas y es nuestra merced y mandamos que ayáis e llebéis de salario por rraçón del dicho oficio de nuestro tesorero de las dichas nuestras rrentas setenta y cinco mill mrs. en cada un año de que abéis de començar a gozar desde el día de la fecha desta nuestra carta en adelante todo el tienpo que tubiéredes y sirbiéredes el dicho oficio y que lo que montare vuestro salario os lo cobréys y os paguéis dello de qualesquier mrs. que dél sean a vuestro cargo por los tercios del año de quatro en quatro meses y se os rreciba y pase en cuenta el dicho salario por birtud de la copia auténtica deste título sin os pedir otro ningún rrecaudo e por os hazer merced os damos licencia y facultad para que durante los días de buestra bida por buestro testamento y última boluntad o en artículo mortis o antes dél cada e quando que bos quiiséredes podáis rrenunciar y traspasar el dicho oficio de mi tesorero en una persona la que bos quisiéredes nonbrar e señalar y que presentándose la tal rrenunciación o nonbramiento en la nuestra cámara se despache el título o cédula para la que tal persona se admita al dicho oficio y le tengan y exerça por toda su bida según e de la manera que bos podáis hazer y en birtud deste título y sin que sea necesario bibir los beinte días que manda la ley y para que balgan las rrenunciaciones, concurreindo en la tal persona en quien suvcediere el dicho oficio las calidades que para ello se rrequieren y en casso que falesciéredes sin lo rrenunciar ny traspasar queremos que no se pierda que le aya y suceda en el vuestro hijo mayor si los tubiéredes y en defeto de no tenerlo buestro heredero más propinco y si no tubiéredes hijos barones sino hijas suvceda en los dichos oficios la persona que se casare con vuestra hija mayor, si aquella no fuere entonces casada dr porná entretanto que se casse en cabeza de su tutor y curador y cuando se casare se pasará a su marido para que le tenga y le sirba concurriendo en él las calidades que se rrequieren y presentándose en nuestra cámara o sacando título o cédula nuestra según para ello dicho es con tanto que después de los días de tal persona no puedan pasar ni pasen el dicho oficio a otra ninguna persona sino que espire y quede vaco para que probeamos de ello a quien fuéremos serbido y porque bos el dicho Martín Alfonso de Buedo diz que no tenéis al presente la ahedad que conforme a las leyes destos rreinos se rrequiere para serbir el dicho oficio por buestra persona es nuestra boluntad y mandamos que hasta que la tengas le use y exerça por bos buestro padre y el demás tienpo que quisiere durante buestra bida, con el qual mandamos a los dichos concejos, justicia y rregidores, caballeros y oficiales y honbres buenos de la billa de San Clemente y demás lugares del dicho Marquesado de Villena que haciendo el juramento solenidad que en tal caso se rrequiere, usen y exerçan en el dicho oficio con él y le rrecudan y hagan rrecudir con todos los a ellos anexos y pertenecientes y os guarden y hagan guardar todas las honrras, gracias, mercedes, libertades y exenciones, preheminencias, perrogativas e inmunidaddes y todas las otras cosas y cada una dellas que por rrazón del dicho oficio debéis haber e goçar y os deben ser guardadas sin que os falte ni mengüe cosa ninguna de todo ello, dando primeramente a fianzas bastantes según dicho es y que entreguen y hagan entregar al dicho buestro padre por quenta y rrazón y ante scriuano todos e qualesquier mrs. y otras qualesquier cosas tocantes a las dichas nuestras rrentas que estén en poder de qualesquier tesoreros y rrecetores de las dichas nuestras rrentas y de otras qualesquier personas conforme a lo sobredicho para que estén en su poder en tienpo que sirbiere por bos el dicho oficio hasta que tengáis la dicha hedad y después los abéis de rrecibir y tener en buestro poder se os de hazer cargo dellos y a las tales personas mandamos lo hagan y cunplan y lo den y entreguen luego según dicho es y que no se entremetan en manera alguna a usar ni usen más el dicho oficio sin vuestro poder ni las justicias se lo consientan ni nonbren otras personas para ello so las penas que yncurren las personas que se entremeten a usar oficios para que no tienen poder ni comisión y poder e tenemos por bien que si bos el dicho Martín Alfonso de Buedo falleciéredes en la hedad popilar pueda el dicho capitán Martín de Buedo vuestro padre nonbrar para la segunda bida al tienpo de buestro fallecimiento o seis días después la persona que le pareciere para que la tal persona suvceda en el dicho oficio el heredero más propinco del dicho Martín de Buedo, todo lo qual mandamos se guarde e cunpla sin enbargo de qualesquier leyes y pragmáticas destos rreinos o qualesquier estatutos o ordenanças del dicho Marquesado de Villena y su partido que en contra dello sean las quales para en quanto a  esto las derogo y doi por nungunas e de ningún balor y efeto, quedando en su fuerza e bigor para en lo demás y mandamos a los nuestros contadores mayores que asienten el traslado desta nuestra carta  en los nuestros libros y os la buelban originalmente para que se cunpla lo en ella contenido y que en las rreceptorías que dieren de las dichas rrentas de aquí adelante pongan que se acudan con ellos al dicho capitán Martín de Buedo vuestro padre hasta que bos el dicho Martín Alfonso de Buedo tengáis la dicha hedad y después a bos según dicho es y lo mismo será con la persona que suvcediere en el dicho oficio según dicho es y los unos ni los otros no fagades ni fagan enede al por alguna manera so pena de la nuestra merced y de cinquenta mill mrs. para la nuestra cámara, dada en Badajoz a dizinuebe de agosto de mill y quinientos y ochenta años
Yo el rrey, yo Juan Bázquez de Salazar, secretario de su católica magestad la fize escrebir por su mandado, rregistrada Jorge de Olalde Vergara

ANEXO II:  CONSIGNACIONES DE RENTAS REALES DEL MARQUESADO DE VILLENA EN EL PERIODO 1580-1581. RELACIÓN DE LIBRANZAS

Año 1580


  • Andrés de Jimena, doña Isabel y doña Antonia de Jimena, vecinos de Segovia: 55.005 mrs.
  • Agustín Espínola, genovés, 53.995 mrs.
  • Marcos Fúcar y hermanos (en su nombre, Thomas Muller): 3 millones de mrs.
  • Marcos Fúcar y hermanos (en su nombre, Thomas Muller): 2 millones de mrs.
  • Marcos Fúcar y hermanos (en su nombre, Thomas Muller): 2 millones de mrs.
  • Lorencio Espinola, genovés, ya difunto: 1 millón de maravedíes
  • Pedro Verastegui, señor de la villa de Alpera: 407.408,5 mrs.
  • Marcos Fúcar y hermanos (en su nombre, Thomas Muller): 422.763 mrs
  • Al coronel Alonso López Gallo, vecino de Burgos, 8950 mrs.
  • Jerónimo López de Melea, vecino de Rioseco: 24.605 mrs.
  • Diego Jiménez de Eraso, vecino de Logroño: 19.678 mrs.
  • Juan Muñoz de Salazar, veinticuatro de Granada: 40.000 mrs.
Año 1581
  • Licenciado Guardiola: 178.250 mrs.
  • Lorencio Espínola (en su nombre, como heredero su hermano Agustín): 3 millones de mrs.
  • Lorencio Espínola (en su nombre, como heredero su hermano Agustín): 3 millones de mrs.
  • Lorencio Espínola (en su nombre, como heredero su hermano Agustín): 3 millones de mrs.
  • Nicolao de Grimaldo, príncipe de Salermo: 243.793 mrs.
  • Antonio Díaz de Navarrete, Receptor General del Reino: 750.000 mrs
  • Nicolao de Grimaldo, príncipe de Salermo: 26.444 mrs.
  • Herederos de Ventura Falconi, platero: 207.384 mrs.
  • Bernabé Falconi, hijo del anterior: 10.000 mrs
  • Juan María Corbari, genovés: 600.000 mrs
ANEXO III: POSEEDORES DE JUROS (rentas anuales en 1580)

  • Iglesia Colegial de Alcalá de Henares, medio millón de maravedíes
  • San Andrés de Villaescusa de Haro, 8.000 mrs.
  • Garci de Villarreal, chantre y canónigo de la catedral de Cuenca: 6.500 mrs.
  • Los Cubas de la villa de Iniesta, 6.500 mrs
  • Catalina de Vacca de la villa de Chinchilla, 4.000 mrs
  • Las hijas de Alonso Pina,  de Almansa, dos juros de 40.000 y 28.484 mrs.
  • María de Mendoza, marquesa de Cenete, 63.235 mrs.
  • Don Diego de Zuñiga y Mendoza, abad de Parrales, dos juros de 50.000 mrs cada uno
  • Isabel de Castilla, viuda de don Gaspar Manrique y vecina de Toledo, 150.000 mrs.
  • Licenciado Antonio de León, tres juros que suman 301.850 mrs.
  • Conde de Chinchón, dos juros que suman 500.114 mrs.
  • Doña Juana Pinedo, mujer de don Juan Ruiz de Alarcón, 40.000 mrs.
  • Doña Teresa de Castro, mujer de García de Mendoza, de Cuenca, 108.225 mrs.
  • Colegio de la ciudad de Salamanca, 190.000 mrs.
  • Francisco Jiménez, vecino de Albacete, 34.000 mrs.
  • Marqués de Auñón, 339.849 mrs.
  • Rodrigo de Lerma, vecino de Valladolid, 172.500
  • Licenciado Agustín Guedeja, 150.000 mrs.
  • Juana de Olivares y del licenciado Melgarejo, vecinos de Castillo de Garcimuñoz, 82.000 mrs.
  • Doña Ana Carrillo, mujer del licenciado Juan Melgarejo, 50.000 mrs.
  • Diego de Sampedro, regidor de Toledo, 100.000 mrs.
  • García Girón, 37.500 mrs.
  • Rodrigo de Mendoza, hijo del Marqués de Cañete, 133.998 mrs. 
  • Gaspar de Sandoval, vecino de Huete, 50.143 mrs.
  • Cristóbal Cuello, señor de Carcelén, 7.000 mrs.
  • Don Iñigo de Mendoza el del Águila (señor de Almenara), hijo de Gaspar Gastón de la Cerda,  varios juros por valor de 2.769.462 mrs.
  • Rui Gómez de Silva, 63.038 mrs. y otro de 50.714 mrs.
  • Francisco de Espinosa, de Belmonte, 60.000 mrs
  • Licenciado Diego del Castro, clérigo, de Belmonte, 30.000 mrs.
  • Isabel de Ávalos, hijo de Antón de Ávalos, de San Clemente, 14.690 mrs.
  • Juan Mateos, clérigo, natural de Piqueras, de la capellanía de Juan Jiménez, difunto en Méjico,  en Castillo de Garcimuñoz, 40.179 mrs.
  • Francisco Espinola, genovés, 130.150 mrs.
  • Doña Inés de Mendoza, hija del Marqués de Cañete, 35.000 mrs.
  • Diego de Montoya, vecino de San Clemente, 21.391 mrs.
  • María de Caballón, mujer del anterior, 12.918 mrs.
  • Licenciado Pedro Fernández de Arévalo y doña Isabel de Peña, su mujer, 212.500 mrs.
  • Licenciado Juan de León, vecino de Belmonte, 30.000 mrs.
  • Don Juan de Mendoza, hijo del Marqués de Cañete, 79.102 mrs.
  • Doña Inés Manrique, hermana de don Juan Mendoza, vecina de Cuenca, 79.102 mrs
  • Doctor Juan Muñoz de Benavides, médico en la Corte, 60.180 mrs
  • Iglesia de Guadalajara, del guardián de San Francisco de ella, como patrón de las memorias de obras pías de don Alvaro de Mendoza, 55.151 mrs.
  • Capellanía de la capilla de San Pedro y San Pablo, en la colegiata de Belmonte, fundada por don Diego de Inestrosa, 75.000 mrs.
  • Jorge de Cañavate, regidor de Albacete, 50.000 mrs.
  • Luis de León, vecino de Belmonte, 60.000 mrs.
  • Martín Gómez de Espinosa, de Iniesta, del Consejo de Su Majestad, 50.000 mrs.
  • Iglesia de Pastrana, 624.286 mrs.
  • Lorenzo de Silva, soldado, 6.000 mrs.
  • Capellanía de Elvira Sánchez, de Villaescusa de Haro, 17.355 mrs.


ANEXO IV: PROBANZAS DE TESTIGOS


Testigos en 1584 (arrendadores de alcabalas en el periodo de 1580 a 1583)

San Clemente

Antón Lopez Cruzado, 53 años,
Cristóbal de Carrera, 34 años,
Juan López de Garcilópez, 44 años,
Alonso de Vargas, 46 años, arrendador de la alcabala del vino
Pedro de Agüero, 34 años,
Pedro de Tébar Llanos, 52 años, arrendador de las tercias reales
Diego Simón Rosillo, 53 años, mercader y arrendador de alcabalas
Juan Jiménez, 48 años,
Jerónimo del Castillo, 40 años, arrendador de alcabala de ganados
Diego de Agüero, 38 años, arrendador de tercias
Gregorio Guerra, 40 años,
Juan de Garnica, 56 años,
Cristóbal de Zaragoza, 38 años,
Alonso Muñoz de Aparicio, 35 años,
Juan del Pozo, 34 años
Juan de Sandoval, 34 años,
Miguel Saiz del Hoyo, 30 años
Pedro Jiménez de Quirós, 42 años,

La Roda

Luis de Bonjorne, 40 años,
Alonso de Villora, 48 años,
Bartolomé de Coca, 50 años,

La Gineta

Alonso de Luján, 35 años

Albacete

Diego Gómez de Vicenpérez, 53 años
Benito Serrano, 50 años
Antonio Benítez, 33 años
Alonso de Mora, 45 años

Ciudad de Chinchilla

Juan de Sevilla, 49 años
Juan Gómez Zamora, 40 años
Esteban Chinchilla, 40 años, poseedor de juro
Alonso de Alcaraz, 40 años

Almansa

Benito González, 50 años
Pedro Sanz Romo, 53 años
Gabriel Sánchez, 42 años
Diego Ortiz el viejo, 60 años
Antón Bolinche, 60 años

Testigos de 1585 (cogedores de alcabalas)

Cañavate

Juan de Peralta, 30 años (recaudación de 400000 mrs)
Antonio López Herrero, 52 años
Martín López, 35 años

Barchín del Hoyo

Martín Gascón, 45 años
Miguel Martínez, 28 años

Motilla del Palancar

Miguel de Valverde, 58 años
Juan de Valverde, 34 años, además, alcalde ordinario

El Peral

Jorge de Contreras, 65 años
Sebastián Moreno, 57 años

Iniesta

Alonso Hernández, 50 años
Juan Rabadán, 36 años
Juan de la Tapia, 57 años

Minglanilla

Bartolomé López, 35 años, regidor, además

Quintanar del Rey

Benito Ruipérez, 50 años, regidor, además
Antón Merino, 55 años

Tarazona

Diego de Zamora, 40 años
Pedro Angulo de Espinosa, 46 años

Vara de Rey

Sebastián, 50 años, criado de Esteban Collado, cogedor de alcabalas
Garci Saiz de Perona, 50 años


AGS. CRC, Leg. 270, 14. Juicio de Residencia del Tesorero del Marquesado de Villena Alfonso Martín de Buedo.

ANEXO V: RENTAS REALES DE LA VILLA DE SAN CLEMENTE (1579-1584)


TOTAL DE ALCABALAS Y TERCIAS (EN MARAVEDÍES)
ALCABALA DEL VIENTO
ALCABALA CARNICERÍAS, PAN Y HARINA
ALCABALA DEL VINO Y VINAGRE
ALCABALA GANADOS Y LANAS
ALCABALA DE PAÑOS Y CORDELLATES
ALCABALA CORAMBRE, ZAPATERÍA, HIERRO
ALCABALA HEREDADES Y CENSOS
ALCABALA PESCADO Y ACEITE
ALCABALA TIENDAS DE MERCADERES
CONDENAS POR FRAUDES*
1579
2334569
475000
479000
605000
285000
60580
73000
140320
48500
33050,5

1580
2215808
490000
485000
41150
292500
71550
73750
123500
73500
38858
215000
1581
2447812
490000
515000
454560
292500
83550
118750
123500
73500
75000

1582
2568286
648000
492200
429236
247000
92250
143000
132600
CON ALCABALA DEL VIENTO
75000

1583
2767758,5
701000
538508
550834
253904,5
72822,5
102100
175329,5
CON ALCABALA DEL VIENTO
135760

*En 1580 el licenciado Mieses y en 1584, Rodrigo Méndez
1584
2205894
434832,5
349852,5
302353
291845
92045
132742
90990
CON ALCABALA DEL VIENTO
138762
104222
ALCABALA DEL VIENTO
ALCABALA CARNICERÍAS, PAN Y HARINA
ALCABALA DEL VINO Y VINAGRE
ALCABALA GANADOS Y LANAS
ALCABALA DE PAÑOS Y CORDELLATES
ALCABALA CORAMBRE, ZAPATERÍA, HIERRO
ALCABALA HEREDADES Y CENSOS
ALCABALA PESCADO Y ACEITE
ALCABALA TIENDAS DE MERCADERES
1579
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
PEDRO DE ALBELDA CABALLÓN
JUAN RAMÍREZ CABALLÓN
BARTOLOMÉ DE LLANOS
ALONSO DE VALENZUELA
ALONSO DE CARRASCOSA
JUAN LÓPEZ DE PERONA
FRANCISCO DE ORIGÜELA
DIEGO SIMÓN ROSILLO
FIELDAD
1580
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
DIEGO SIMÓN ROSILLO
APARICIO ROMERO
FIELDAD
CRISTÓBAL DE OLIVARES
CRISTÓBAL DE CARRERA
GREGORIO GUERRA
JUAN GONZÁLEZ DE ORIGÜELA
DIEGO DE INIESTA MOLINA
FIELDAD
1581
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
DIEGO SIMÓN ROSILLO
APARICIO ROMERO
CRISTÓBAL DE CARRERA
CRISTÓBAL DE OLIVARES
CRISTÓBAL DE CARRERA
GINÉS DEL CAMPILLO
JUAN GONZÁLEZ DE ORIGÜELA
DIEGO DE INIESTA MOLINA
JUAN LÓPEZ DE PERONA
1582
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
DIEGO DE INIESTA MOLINA
JUAN RAMÓN
PEDRO JIMÉNEZ DE QUIRÓS
ALONSO MUÑOZ PLATERO
MARTIN LÓPEZ DE CABALLÓN
FRANCISCO MARTÍNEZ ROMO
DIEGO SIMÓN ROSILLO
DIEGO DE INIESTA MOLINA
MARTÍN LÓPEZ CABALLÓN
1583
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
PEDRO DE ALBELDA CABALLÓN
CRISTÓBAL DE ZARAGOZA EL MOZO
PEDRO DE ALBELDA CABALLÓN
MIGUEL SÁNCHEZ DEL HOYO
FIELDAD: JUAN DE MOYA
CRISTÓBAL DE LA CARRERA
DIEGO SIMÓN ROSILLO

JUAN LÓPEZ DE PERONA
1584
ARRENDAMIENTO (O FIELDAD)
FIELDAD: ANTÓN LÓPEZ DE CRUZADO Y CRISTÓBAL  CARRERA
FIELDAD: CRISTÓBAL DE ZARAGOZA
FIELDAD: PEDRO JIMÉNEZ DE QUIRÓS
JERÓNIMO DEL CASTILLO
MARTIÍN LÓPEZ CABALLÓN
JULIÁN DE MOYA
DIEGO DE INIESTA MOLINA

JUAN LÓPEZ DE PERONA
Otros postores: Juan Garnica, Pedro Garnica, Miguel Zalvide, Juan Jiménez, Francisco de Peralta, Juan del Pozo, Juan López de Garcilópez, Hernando del Castillo, Leonardo de la Serna,
1579
1580
1581
1582
1583
1584
TERCIAS*
ARRENDAMIENTO
FIELDAD
PEDRO DE TÉBAR ANGEL
FIELDAD: DIEGO DE CABALLÓN RAMÍREZ
DIEGO DE INIESTA MOLINA
DIEGO DE AGÜERO
ANTONIO BENÍTEZ, Vº DE ALBACETE

VALOR EN MARAVEDÍES
130119,5
311000
221452
309000
337500
297250,5

VALOR EN FANEGAS DE TRIGO
266





*El producto de las tercias van enteramente a doña Ana de Munera, viuda de Jorge del Cañavate, que posee un juro situado sobre dicha renta de 500 fanegas de trigo


AGS, EXP. DE HACIENDA. Leg. 202, Averiguaciones de rentas y vecindarios del marquesado de Villena, 1586