El corregimiento de las diecisiete villas

IGNACIO DE LA ROSA FERRER

Imagen del poder municipal

Imagen del poder municipal
EL CORREGIMIENTO DE LAS DIECISIETE VILLAS EN LA EDAD MODERNA
Mostrando entradas con la etiqueta Herreros (los). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Herreros (los). Mostrar todas las entradas

martes, 7 de marzo de 2017

Las capillas de San Antón y de San Antonio de la Iglesia de Santiago Apóstol de San Clemente

Puerta de Santiago de la Iglesia parroquial de San Clemente
Accediendo a la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol de la villa de San Clemente por la gótica puerta de Santiago nos encontramos a mano derecha con dos de las principales capillas de la mencionada iglesia: la de San Antón y la de San Antonio. El nombre de ambas capillas ya se confundía en el siglo XVII y los nombres de una y otra se usaban indistintamente para llamarlas.

Imagen (http://sanclemente.webcindario.com)
La capilla más alejada a la derecha de la puerta de Santiago, es la de San Antonio, donde se muestra en un panel una representación de la ciudad de Zaragoza y en otro la aparición  de la Virgen al apóstol Santiago, símbolo de su advocación a la Virgen del Pilar, poca muestras nos da de su pasado. Esta capilla fue fundada por Hernán González de Avilés o del Castillo, el que levantó la Torre Vieja. Aquí estaba enterrado, junto a su padre y su mujer Mencía López de Mendoza, y también Mencía de Mendoza, que casará con Rodrigo Pacheco,  y que era hija de Francisco de Mendoza y Catalina de Bustos, ésta era a su vez sobrina de Hernán González de Avilés. La capilla será lugar de enterramiento de los Pacheco, que procedentes del linaje de los señores de Minaya, se asentarían en San Clemente, dando lugar a tres troncos familiares. El nombre de San Antonio se fue olvidando para llamar a esta capilla, que empezó a denominarse de los Pacheco, pero también del Santo Cristo.

Capilla de San Antonio o de los Pacheco
Foto: Jorge Montero Moya
La capilla de San Antonio había sido mandada edificar y dotada con una capellanía por Hernán González del Castillo (o Avilés) y su mujer Mencía López de Mendoza (1), pero tras la reforma de la Iglesia a mediados del quinientos, la capilla fue edificada de nueva planta el año de 1573. Es posible que en estos años se construyeran de nueva planta o remodelaran diferentes capillas de la pared sur en torno a la puerta de Santiago. En 1574, el clérigo Tristán Pallarés está remodelando su capilla del mismo nombre. Hasta finales del siglo XVII la capilla de San Antonio estaba coronada por un escudo con el mote de Pachecos, pero la condesa de Fontanar lo mandó retirar y poner otro escudo con dos leyendas, en la parte superior, capilla de la Señora de Minaya, y en la inferior, capilla de San Antonio.

Capilla de los Herreros o de San Antón
La capilla más cercana a mano derecha, según se entra por la puerta de Santiago es la de San Antón. Fundada por los Herreros, concretamente en torno al 1500 por Miguel Sánchez de los Herreros y su mujer Teresa Macacho. La herencia familiar recaería en su hijo Antonio de los Herreros, cofrade de la orden de San Juan, casado con Ana López de Monteagudo. A falta de varón, tuvieron cuatro hijas: Teresa López de los Herreros, casada con Antonio Ruiz de Villamediana, Ana, de la que poco sabemos, y otras dos, llamadas Isabel y María. Isabel de los Herreros, casaría con Diego Pacheco (dando origen a los señores de Valera y de Valdosma y Tejada), y María de los Herreros con Hernán González Pacheco (con el tiempo sus descendientes acabarían diluidos en los Haro). Sería María, quien en su testamento de 30 de septiembre de 1543, fundara una capellanía en dicha capilla, dotada con tres hazas cebadales para pago de las misas comprometidas por la salvación de su alma. Los Pacheco, herederos de María, y los Herreros, descendientes de otros hijos varones de primero de los Herreros (Miguel Sánchez de los Herreros) se disputaron el patronazgo de esta familia. Así el nombre de San Antón pronto se confundió con el nombre de la capilla aneja de San Antonio. Al fin y al cabo, ambas denominaciones correspondían al mismo Santo.
                                                               
Altar mayor; al fondo a la derecha, la capilla de San Antonio o de los Pachecos
Hoy es difícil ver la historia que guardan ambas capillas. La de San Antonio, panteón familiar de los Pacheco es una capilla desnuda. La capilla de San Antón aún mantiene el escudo de los Herreros: sobre las tres barras, dos leones sujetando un caldero; pero en el olvido ha quedado que era lugar donde las familias nobles se reunían para elegir alcalde de la hermandad por los hijosdalgo. La imponente Cruz Cerrada nos hace olvidar que a sus pies hubo un tiempo en que reposaban los huesos del linaje de los Herreros. Destacar que tanto en el escudo de los Herreros como en la clave de la bóveda de la capilla aparece la letra Tau, la razón es que tal letra es el símbolo de San Antón (o San Antonio Abad), pues se asociaba a su bastón. La letra Tau se asociará asimismo a los caballeros hospitalarios o de la orden antoniana y a la orden del Temple. De ahí, las relaciones que se ha querido ver entre la iglesia de Santiago y la orden del los templarios, olvidando la simbología de la letra Tau, asociada al patrón de la capilla.
 
San Antón o San Antonio Abad de Lodi. Museo del Prado.
                                                                           
Detalle del bastón de la pintura anterior
Planta de la Iglesia (http://www.bab-arquitectos.com/proyectos/sanclemente.htm)



                                                             
Alzado norte de la Iglesia (http://www.bab-arquitectos.com/proyectos/sanclemente.htm)
                             
Sección longitudinal (http://www.bab-arquitectos.com/proyectos/sanclemente.htm)



(1) Sobre la fundación de dicha capilla de San Antonio: No se pone suçesión de este cauallero (Hernán González del Castillo) porque no la tuvo, aunque fue cansada con Mençía López de Mendoça, señora de mucha calidad y christiandad y viuieron en la uilla de de San Clemente en la Mancha donde edificaron unas casas muy prinçipales con una torre, que llaman torre vieja, tuuieron muchos heredamientos, bienes y haçienda y fundaron una capilla en la yglesia maior de San Clemente la más prinçipal que ay en ella de la aduocaçión del señor San Antonio en la qual se mandó enterrar en su testamento el dicho Hernán González y que metiesen consigo los huesos de su padre, el patrón de la capilla es don Françisco Pacheco señor de Minaya, dexó ansimismo una memoria y dotación en la cofradía de Nuestra Señora de los Coronados de la dicha uilla, donde él y su mujer fueron cofadres, como parece por la tabla de memorias que se an d ehaçer y deçir en aquella yglesia por los cofadres della donde el primero capítulo diçe desta manera: primeramente por Hernán González del Castillo y por su dueña se a de deçir una uigilia de seis liçiones cada año y el mismo capítulo está en el libro de las memorias que la dicha yglesia tiene (BNE. Mss. 3251, p. 310)

BNE. Genealogía de los Pacheco señores de Minaya. Mss. 13092

http://www.bab-arquitectos.com/

jueves, 17 de noviembre de 2016

Tristán Pallarés y Catalina García

Paseo de Rus, lugar de encuentro de Tristán Pallarés y Catalina
Los amores del cura Tristán Pallarés con la viuda Catalina García era la comidilla de cada día en la villa de San Clemente allá por 1566: motivo de escándalo y murmuración entre todos los vecinos. El asunto, divertimento diario para los sanclementinos, era tema de oprobio público para los familiares del marido difunto, Miguel de los Herreros.

Para censurar la vergonzosa conducta de la mujer y la no menos impropia de un servidor eclesiástico, los Herreros, habían hecho circular cierto libelo, que pasó de mano en mano con motivo de la misa dominical en la iglesia mayor de Santiago. Catalina García no se resignó a aceptar esta afrenta pública y  acudió ante el Consejo Real con una información de testigos, tomada por el alcalde ordinario Sebastián Cantero, para defender su honra y para denunciar los turbios manejos del doctor Alonso y su hermano Miguel Sánchez de los Herreros, primos hermanos del marido difunto.

Pero los Herreros estaban dispuestos a defender la memoria de Miguel de los Herreros, el marido difunto, y de paso lanzar sus dardos contra uno de sus enemigos: el clérigo Tristán Pallarés. Aparte de su privilegiada posición eclesiástica, Tristán era el hermano de Hernán Vázquez de Haro. Por su parte, Catalina García era sobrina del regidor Francisco García, muy activo en la política local de mediados del quinientos y mal avenido en el gobierno local con la familia de los Herreros. Tenemos sospechas que Francisco García no tuvo sucesión masculina, únicamente dos hijas, María y Elvira. Posiblemente su riqueza acabara en manos de los Haro, por el matrimonio de Elvira con Hernán Vázquez de Haro.

Así que los Herreros presentaron testigos próximos y deudos para declarar ante el alcalde ordinario Antón de Montoya. Los testigos, diciendo la verdad o haciéndose eco de las habladurías del pueblo, no ahorraron detalle de tan escandalosa relación. Precisamente por eso, porque se temía lo que los testigos pudieran decir y ante quien lo pudieran decir, importaba el alcalde ante quien declarasen los testigos. Más sabiendo que los alcaldes, cargos añales, eran simples testaferros de los bandos del pueblo. Catalina García pedía que cualquier declaración se tomara ante el alcalde Sebastián Cantero y su escribano Francisco González; Ginés Sánchez de Garnica, procurador del doctor Herreros, prefería al alcalde Antón Montoya. Sería este el elegido para la toma de declaraciones, pero para garantizar la limpieza del proceso estaría acompañado por Alonso Rosillo, alcalde de la hermandad, y un nuevo escribano; Francisco Hernández, conocido por nosotros por ser el antecesor de la familia Astudillo.

Así pudieron empezar las declaraciones un dieciséis de octubre de 1566. Previamente alcaldes y escribanos juraron mantener el secreto a que les obligaba su cargo. Los testigos eran personas de reconocida aceptación en la villa de San Clemente: Juan de Robles, Bartolomé de Llanos y el bachiller Alonso de Villamediana. Otros quizás algo menos, o simplemente más indiscretos, como Rodrigo de Soto, Juan Fresneda, Gregorio Guerra, Pascual Mancheño o Diego Simón Rosillo. Todos, incluida María de Montoya, mujer de Francisco de los Herreros, deudos y parientes de esta familia en mayor o menor grado.

Rodrigo del Soto fue el primero en declarar, sin reparar mucho en las consecuencias de sus palabras. Nos presentaba al clérigo Tristán Pallarés como un enamoradizo llevado de su pasión irrefrenable hacia Catalina García: entraba a todas horas en casa de su amada, se veía junta a la pareja por los parajes de la ermita de Rus y, a veces, alejándose un poco más, se encontraban en la ribera del Záncara, donde Catalina García poseía unos molinos. Relación propia de quien tiene muy grande y estrecha amistad, añadía intencionadamente el testigo, y si no ¿a qué venía tanta conversación? El testigo se hacía eco de ciertas noticias que corrían por el pueblo de cómo doña Elvira, mujer de Hernán Vázquez de Haro, había afeado a su cuñado Tristán Pallarés su indecorosa conducta con doña Catalina. También el bachiller Villamediana había recriminado su conducta al clérigo. Claro que el testigo no siempre se hacía eco de los rumores, en ocasiones iba en busca de ellos y de las personas más indicadas para divulgarlos, los criados de Catalina

estando la dicha Catalina Garzía en la cama desnuda que entrava el dicho Tristán de Pallarés e se asentava en una sylla y se estava allí dos o tres oras cabo ella asentado

Las andanzas del clérigo habían llegado a oídos del obispado. El provisor de Cuenca, juez eclesiástico, había mandado dos receptores a la villa de San Clemente a recoger información sobre el caso y mandado al clérigo personarse en Cuenca para ser reconvenido por su conducta, ordenándole que no se juntase baxo texado con la dicha Catalina Garzía

El testigo Juan Fresneda iba más allá, acusando al clérigo Tristán Pallarés de dirigir los negocios de doña Catalina y concertar los peones que iban a trabajar a sus heredades. Bartolomé de Llanos aseveraba que los habían visto juntos, sentados a la lumbre. El joven Gregorio Guerra, de veintiún años, apostillaba que los encuentros nocturnos eran facilitados por una criada.

Otros testimonios tenían más peso, por la significación de los personajes. Así Juan Robles, de setenta años, que había sido alcalde de la villa. Juan Robles, era primo segundo de los Herreros, incluido el difunto, a quienes debía seguramente en años pasados la alcaldía. Juan de Robles se movió dentro de la corrección; poco tenía que aportar a lo que ya habían inquirido los receptores enviados por el provisor de Cuenca. Pero fue firme en la defensa del honor de la familia de los Herreros, de los que eran depositarios los hijos del marido muerto, acordándose en especial de la hija, Inés de Alarcón, doncella en edad de casar, aunque con pocas posibilidades dadas las referencias maternas. A pesar de su recato, Juan de Robles no ahorraba palabras para relatar la trifulca ocurrida entre Catalina García y su tío el regidor Francisco García, hermano de su madre, que había amonestado a su sobrina por su relación con Pallarés. En la riña, Catalina, que debía ser una mujer de armas tomar, no se arredró lo más mínimo y respondió a su tío (que pedía a la sobrina que al menos pensara en el daño que le hacía a su madre),  tirándole unos chapines. Recalcaba Juan de Robles, la humillación y pesadumbre que tenía que soportar la familia Herreros, a los que citaba uno por uno, dándonos a conocer los componentes del linaje por esta época

Miguel Sánchez de los Herreros el viejo, y a los demás de su apellido que son el dotor (Alonso) Herreros y Françisco de los Herreros y Christóval López de los Herreros, y al bachiller Villamediana y a los demás deudos del dicho Miguel de los Herreros difunto, marido de la dicha Catalina Garzía y ansimismo al dicho Diego de Alarcón, hermano de la madre del dicho Miguel de los Herreros difunto les a pesado mucho que en esta villa oviese avido las murmuraçiones y escándalos

El bachiller Alonso Ruiz de Villamediana estaba emparentado con las dos partes. Los Herreros eran primos hermanos de su madre, así como Catalina, que también era prima segunda. Tristán Pallarés también era familia suya. Él mismo estaba casado con Isabel de los Herreros. Y es que los Villamediana era una familia de renombre en el pueblo y cristiana vieja. De treinta y cuatro años, Alonso era descendiente de Martín Ruiz de Villamediana, que en 1523 había cedido una casa para que se establecieran las monjas clarisas. Si tiene algún valor la declaración del bachiller es por la prolijidad de personas principales de la villa que aparecen, cuyas relaciones de amistad u odio están guiadas más por los intereses del momento que por sus lazos de sangre.

Alonso Ruiz de Villamediana era amigo de Tristán Pallarés, como lo era también de su hermano Hernán Vázquez de Haro, y al igual que éste, era consciente que se debía poner fin a los devaneos de Tristán y sus entradas y salidas de la casa de Catalina. Y qué mejor momento para reconvenir sus actitudes indecorosas que en tiempo de Cuaresma. Como amigo y como pariente le rogó que acabara con las repetitivas conversaciones con Catalina, causa de escándalo público y murmuraciones en la villa. Tristán se defendió asegurando que no había malas intenciones con la mujer y que actuaba con toda limpieza. Pero Alonso le aseguraba que no bastaba la buena conciencia ni actuar conforme a la ley de Dios, pues aunque Tristán Pallarés fuera un San Gerónimo y ella Santa Catalina, no vivían solos en el mundo y la opinión y fama que sus vecinos tenían de ellos importaba. Incluso el bachiller acudió a dos amigos de Tristán, Luis de Alarcón y Pedro Alonso, para que acabara su relación con Catalina. También intercedió para que el cura de la villa, Francisco de Valdés, y el general de la orden de San Francisco, fray Francisco de Zamora, intentarán convencer a Catalina García, y para que Tristán Pallarés el viejo, tío de nuestro protagonista, hablara con Elvira García, la madre de Catalina. Pero el clérigo no se dejaba enmendar y seguía con sus visitas a Catalina.

Las primeras denuncias de tan escandalosa relación surgieron del círculo más intimo de Tristán Pallarés, concretamente de su cuñada Elvira García, hija del regidor Francisco García y mujer de Hernán Vázquez de Haro o Pallarés. que se lo había comunicado a Isabel de los Herreros, la mujer de Alonso Ruiz de Villamediana. Enseguida se sumaron otras denuncias como la de Diego Simón, hermano de Alonso Rosillo, que contó la riña ya citada entre Catalina García y su tío el regidor Francisco García. Por su testimonio sabemos, que aparte de tirarle Catalina los chapines al tío, éste se había desquitado dándole un bofetón a Inés de Alarcón, la hija de Catalina. Poco a poco el escándalo se convertía en el primer tema de conversación de la villa: los vecinos veían a los amantes en cualquier parte por apartada que estuviera, ya fuese en las eras del pueblo, en los molinos del Záncara o en la ermita de Rus. Incluso las murmuraciones llegaban de Belmonte, donde Tristán Pallarés había acompañado a Catalina a un pleito sobre los mencionados molinos. A decir de un testigo

el dicho Tristán de Pallarés avía ydo a un pleyto que la susodicha traya en Belomonte sobre unos molinos e que que l'avían entrado a ynformar de su justiçia al cabildo de Santo Andrés e que todos los de Belmonte les avía pareçido mal que el dicho Tristán de Pallarés syendo clérigo y moço fuese acompañando y soliçitando a la dicha Catalina Garzía syendo la susodicha bibda y de tan buena graçia como es

Hasta que se decidió denunciar el caso al obispado. Claro que uno de los receptores enviado por el provisor de Cuenca para esclarecer el caso, un tal Zabala ( el otro era Cristóbal Merchante, clérigo de San Clemente), no tuvo otra ocurrencia que comenzar sus diligencias en la plaza del pueblo y un domingo de Resurreción. Tristán Pallarés fue llamado por el provisor de Cuenca a esta ciudad. Al escándalo  con Catalina se sumaba un extraño asunto ocurrido en la capilla de los Herreros de la Iglesia de Santiago, donde intencionadamente se había roto un cancel de madera y un espaldar o asiento y de cuyos hechos se imputaba a Tristán Pallarés. Cancel y espaldar habían sido preparados para la boda de Inés de Alarcón, hija de Catalina, con un licenciado llamado Ramírez.

El provisor de Cuenca prohibió a Tristán de Pallarés verse con Catalina so pena de excomunión. Pero nos quedará la duda de la veracidad de las declaraciones de los testigos, pues en el proceso nos falta la parte de Tristán Pallarés y Catalina García. Ambos, por las escasas noticias que tenemos, se presentaron como víctimas de los infundios propagados por los Herreros a través de cierto libelo en la iglesia parroquial de Santiago. Es evidente que algún tipo de relación había entre Tristán y Catalina, aunque ninguno de los dos era un jovenzuelo para dejarse llevar por hechizos enamoradizos. De la lectura del expediente se deduce que a Tristán y Catalina les unían ciertos intereses comunes; la principal acusación de sus enemigos era que el clérigo se ocupaba en demasía de los intereses de Catalina, que administraba su hacienda y sus peones directamente y, hemos de suponer, que se veía con cierto temor que los bienes de la viuda y del marido difunto acabaran en manos del clérigo. La intromisión de los Herreros hay que verla tal como fue presentada por ellos mismos: no eran ellos quienes denunciaron los encuentros del presbítero y la viuda, sino sus propios familiares. Ahora bien, la familia de los Herreros siempre demostraron preocupación por el destino de los bienes de la viuda y su difunto marido, ejerciendo como tuteladores de sus sobrinos huérfanos.

Hoy no podemos desvelar que pasó con la fortuna del regidor Francisco García, pero no cabe duda, que sus hijas y su sobrina gozaban de posiciones económicas y sociales privilegiadas en la villa. Hemos visto la alianza matrimonial de Elvira con Hernán Vázquez de Haro, pero es más significativo que Hernán por esta época, al igual que su hermano Tristán, prefería el apellido Pallarés. Este apellido les ligaba con la figura de García Pallarés, antiguo alcaide de Chinchilla con el Marqués de Villena y, cambiando su lealtad, hombre de confianza de Isabel la Católica. Además, otra familia principal de la villa, los Pacheco, también llevaba con orgullo el apellido Pallarés. Solo hay que fijarse en la capilla de San José de la iglesia de Santiago para evidenciar la significación del apellido Pallarés en la villa de San Clemente. Frente a ella, las capillas de los Herreros o de los Pachecos nunca alcanzaron tal brillantez.

Cuando nuestro protagonista, Tristán Pallarés, muere hacia mediados de los noventa funda una memoria de obras pías en esa capilla. Quizás porque Tristán ha salido escarmentado de sus reprimendas de las instituciones eclesiásticas o quizás más sencillamente porque en el clérigo siempre pudieron más los intereses mundanos, la fórmula elegida por Tristán para la fundación de la memoria sea la de un patronato de legos. Hernán Vázquez de Haro defenderá el patronato de esa memoria para sus hijas frente a un Rosillo de nombre Alonso, en un pleito, que iniciado en el obispado de Cuenca, será reclamado por el Consejo Real, reivindicando el carácter laico de una memoria fundada por un religioso. Y es que cuando uno entra en la capilla de Pallarés y lee su epitafio latino comprende que la exaltación es de un hombre, García Pallarés, y la memoria de su fama y que hay cierto olvido de Dios.


AGS, CRC, 333, 23. Información hecha por Miguel de Herreros, vecino de San Clemente, sobre difamación y calumnias hechas contra él y su familia. Miguel Sanz de Herreros, el viejo, vecino de la villa de San Clemente, contra Catalina García, viuda de Miguel de Herreros, su primo, y Tristán de Pallarés, clérigo, a los que ha acusado de convivencia y que lo han demandado por difamación y calumnia. 1566

sábado, 16 de abril de 2016

Los Herreros de San Clemente, una familia de origen segoviano



 El linaje de los Herreros, que tanta fortuna y significación tendrían en San Clemente es de origen segoviano, concretamente, toman su apellido del lugar denominado Herreros o Ferreros de la Tierra Segoviana (el lugar sería abandonado en el siglo XV, para dar lugar a un nuevo pueblo, Otero de los Herreros). Con capilla propia en la Iglesia Mayor de Santiago, la de San Antón, sería también lugar de enterramiento de algunos miembros de la familia. El árbol que presentamos se centra más en la línea sucesoria de la rama de los Herreros de Madrid y obvia la de San Clemente. No obstante, la primera rama, hasta Francisco de los Herreros, fiscal de Hacienda, mantuvo una relación muy directa con la villa de San Clemente, donde sería enterrado. Para completar datos es fundamental el artículo que sobre los Herreros hemos escrito con anterioridad. Hemos respetado las lagunas del texto original.

Escudo de armas de los Herreros





Juan Sánchez, regidor de Segovia, por Alfonso XI, caso con María Sánchez de Heredia

   -Alonso Sánchez de Herreros, vecino de Herreros, vecino de Segovia, casó con Elvira González

      -Alonso Sánchez de Herreros, vecino del lugar de Herreros, murió año 1476, casó con Eva López

           -Miguel Sánchez de Herreros, que casó con Teresa López Macacho, fundaron en la Iglesia Mayor de San Clemente, la capilla de San Antón.
                 
                  -1. Antonio Francisco de los Herreros casó con Juana López de Monteagudo

                              -Doña María casó con Hernán González Pacheco (casa de los Haro)
                              -Doña Isabel casó con Diego Pacheco  (casa de los Pacheco)
                              -Doña Teresa casó con Antonio Ruiz de Villamediana (casa de los Villamediana)
                 -2. Francisco  de los Herreros

                             -Francisco de los Herreros, vecino de San Clemente

                                     -Francisco Herreros

                                     -Gerónimo Carrasco Herreros

                                           -Don Francisco de los Herreros que murió fiscal del Consejo de Hacienda, casó con doña Luisa Solozarno

                                                   -1. Don Alonso de los Herreros, caballero de la orden de Santiago, regidor de Cuenca, oficial mayor de la secretaría de Guerra, murió repentinamente en Madrid a principios de 1687, casado con doña Elena Cantarero y Chaves.
                                                              -Doña Baltasara, casada con don Rodrigo Calderón de Vargas y Trejo, 3º conde de la Oliva, señor de Grimaldo
                                                              -Doña Elena de los Herreros, casó con don Diego Ignacio de Solórzano, su primo caballero de la orden de Santiago, caballero de la Reina.
                                                              -Don Pedro de los Herreros, caballero de Santiago, oficial de Guerra, casó con doña Antonia del Pinar
                                                   -2. Don Francisco de los Herreros, caballero de Santiago, ayuda de cámara del Rey y Consr. veedor de la Cámara  de la Reina doña Mariana, murió en Madrid año de 85, casado con doña Andrea de Tapia
                                                             -Don Agustín de los Herreros caballero de la orden de Santiago, casó en 18 de septiembre de 83 con doña Ana María de Cervantes, hija de don Pedro de Cervantes, alcalde de obras y bosques, y de doña Ana María de Castroverde, sin sucesión, casó de nuevo con doña... Tinoco, hija de Pedro Tinoco, caballero de Santiago y doña ... Spínola 
                                                  -3. Don Iñigo de los Herreros clérigo
                                                  -4. Don Rodrigo de los Herreros, caballero de Santiago, capitán de caballos en Flandes, general de batalla de los ejércitos del emperador año 1686
                                                  -5. Don Antonio
                                                  -6. Doña Gerónima, monja de Santa Clara
                                                  -7. Doña María, monja francisca en San Clemente, tuvo despachadas las pruebas para camra. de las Calatravas de Madrid.
                                                 -8. Doña Isabel
                                                 -9. Ana casó con D. ... conde de Villa  Rosada
                                                             -Don Fernando
                                                             -Otros
         

                 -3. María López de los Herreros casó con Hernán Vázquez de Haro

                -4. Bernardino de Herreros casó con Inés de Alarcón

                -5. Sancho López de Herreros



Real Academia de la Historia — Signatura: 9/301, fº 195. — Signatura antigua: D-26, fº 195. Tabla genealógica de la familia de los Herreros. [Manuscrito]

lunes, 18 de enero de 2016

Los Herreros de San Clemente: del control de la vida municipal de la villa a los Reales Consejos de los Austrias

Analizamos la familia Herreros de la Villa de San Clemente a partir del expediente para la obtención del hábito de Santiago en 1666 de don Francisco de los Herreros y López, aposentador real. Su padre del mismo nombre había sido fiscal del Consejo de Guerra, oidor de Consejo Real de Hacienda y aspirante a procurador a Cortes por Madrid en 1638, donde se había avecindado seis años antes. los Herreros era una de las familias de abolengo en la villa de San Clemente. La simbología de su poder era el patronato de la capilla de San Antón en la Iglesia Mayor de Santiago, desde comienzos del siglo XVI. A lo largo de dos siglos lo serán todo en la villa de San Clemente: regidores perpetuos, alcaldes ordinarios y de la hermandad por el estado noble, capitanes de milicia, familiares y consultores del Santo Oficio, abogados de los Reales Consejos e integrantes de los mismos y, por último secretarios y aposentadores reales. Sus enfrentamientos con los Castillo a mediados del quinientos o los Astudillo hacia 1670 están por estudiar, pero su lucha por el poder local se quedó difuminada por sus ambiciones en la Corte.

Las transcripciones que presentamos tienen una doble finalidad: reflejar el estado del archivo parroquial sobre todo hacia 1666 (y en menor medida del municipal) y, al calor de los innumerables cargos ocupados por los Herreros, los mecanismos de elección para los cargos municipales correspondientes al estado noble. Acompañamos, junto al escudo de armas de la familia, una breve descripción de la capilla de San Antón de la Iglesia de Santiago a mediados del siglo XVII, que ha de servir para complementar la que nos trasladó de un expediente del Archivo Histórico Nacional don Diego Torrente ( y que él llamaba acertadamente de los Herreros). La rivalidad que esta capilla tenía con la de Pallarés como sede de elección de alcaldes de la hermandad dice mucho de las rivalidades e historia de San Clemente.

Una primera aproximación a la familia de los Herreros nos la da la declaración de don Juan de la Torre, vecino de San Clemente, hidalgo y comisario del Santo Oficio de la Inquisición de Cuenca. Esta declaración se enmarca dentro de la información de testigos ordenada por el Consejo de Órdenes con motivo de las pruebas realizadas en 1666 para la obtención del hábito de Santiago por don Francisco de los Herreros López.

Declaración de don Juan de la Torre y Alarcón

A la quarta pregunta bolbió a a nombrar por sus nombres a los sobredichos don Francisco de los Herreros y Gerónimo Carrasco de los Herreros su padre y dijo que son limpios cristianos biejos sin que les toque raza de judío moro ni comberso ni otra sangre infecta en grado alguno por apartado que sea y así es público y notorio y además dello sabe que el dicho Francisco primero fue familiar del Santo Oficio del tribunal de la Inquisición de Toledo y luego fue el consultor de dicho tribunal y se remite el testigo a sus títulos y asimismo conoce el testigo a doña María de los Herreros religiosa del Combento de la Asumpción desta billa de la orden de San Francisco, la qual sabe el testigo es hermana entera del dicho pretendiente y sabe que estubo tratado que fuese religiosa del Conbento de Calatraba de Madrid y para ello se le hicieron pruebas por el Consejo de Órdenes y se aprobaron como constan en el dicho Consejo adonde se remite, y porque la sobredicha es este tiempo no bivía en el conbento donde está y profesa no quiso salir dél  y asimismo sabe que los sobredichos por quien es preguntado son hijosdalgo notorios de sangre según fueron y costumbre de España y en tal opinión y reputación están y an estado siempre así ellos como todos sus cercanos y mayores goçando de todas las preheminencias y demás exempciones de que goçan los demás hijosdalgo por serlo y no por otra raçón y en esta conformidad sabe que don Antonio de los Herreros, vezino de esta billa a quien conoce hermano entero del pretendiente fue alcalde de la hermandad por el estado de los hijosdalgo abrá tres o quatro años (1662 ó 1663) y su padre el dicho don Francisco de los Herreros tubo asimismo la dicha bara de alcalde de la hermandad de los hixosdalgo abrá diez y ocho años (1647) poco más o menos y le bió el testigo en esta billa y le habló quando bino a tomar la dicha bara, y así los sobredichos como todos los demás actos distintibos de que goçan los tales hijosdalgo, y además dello sabe el testigo que ay executoria de este tronco y baronía la qual litigó con el concejo desta billa estos años pasados en la Chancillería de Granada don Andrés de los Herreros ya difunto el qual dejo dos hijos, que el uno se llama don Miguel de los Herreros que es el mayor de los dos el qual a de tener la executoria en su poder la qua dicha executoria toca y pertenece al dicho pretendiente porque porque el que la litigó sobre dicho fue rebisnieto de Miguel Sánchez de los Herreros y de su legítima muger Teresa López Macacho, vecinos y naturales que fueron desta billa y fundadores de la capilla de San Antón sita en la Iglesia mayor del Señor Santiago desta billa, los quales tubieron dos hijos legítimos que se llamaron el mayor Francisco de Herreros y el otro Bernardino de Herreros, el qual dicho Bernardino de los Herreros fue bisabuelo del dicho don Andrés que litigó la executoria y el dicho Francisco de Herreros su hermano mayor fue rebisabuelo del pretendiente porque el dicho Gerónimo Carrasco de Herreros abuelo del pretendiente fue hijo legítimo del dicho Francisco de Herreros y este fue hijo legítimo de Francisco de Herreros hermano mayor y entero del dicho Bernardino de Herreros hijos ambos del dicho Miguel Sánchez de Herreros y Teresa López de Macacho y por ser el dicho pretendiente descendiente del dicho hijo mayor de Miguel Sánchez de Herreros por ser el patronato y capilla de San Antón que lleba dicho por esta raçón quando murió el dicho don Francisco de los Herreros su padre en la billa de Madrid le trujeron a enterrar en la dicha capilla como patrón della y en esta línea del pretendiente jamás empadronarse a persona ninguna della sino dejándoles en su posesión de hijosdalgo con que no tubieron necesidad de litigar hasta que empadronaron al dicho don Andrés de los Herreros y le obligaron a litigar y sacar la dicha executoria en posesión y propiedad que se remite el testigo=

Aportaciones de la declaración de Diego de Llanos, escribano del ayuntamiento de San Clemente.

Sabe que (el pretendiente) fue hixo legítimo de Gerónimo Carrasco de Herreros y de doña Gerónima Portero difuntos y vecinos que fueron desta billa de donde era natural el dicho Gerónimo Carrasco de Herreros y la dicha su muger natural de la ciudad de Quenca, la qual abiendo muerto en esta billa el dicho su marido se fue a la de Madrid con el dicho Francisco su hijo que era de la sala de oidores de el Consejo de Hacienda y allí murió...
... sabe que en tiempo que abía en esta billa eleción de alcaldes ordinarios fue tal alcalde por el estado noble Gerónimo Carrasco de Herreros abuelo paterno del pretendiente y asimismo fue encantarado para dichas elecciones por el dicho estado el dicho Francisco de los Herreros padre del pretendiente; las quales dichas elecciones se hacían en esta forma= que la billa se juntaba el dicho día de San Miguel de setiembre  y en un cántaro se echaban doce boletas con los nombres doce ombres del estado llano y quatro del estado noble y por suerte se sacaban del dicho cántaro dos boletas y estas quedaban para alcaldes ordinarios con que el entrar a las suertes en el cántaro era el acto distintibo entre nobles y ombres llanos

A continuación se reconoce que no hay padrón de hidalgos para el pago de los servicios ordinario y extraordinario, pues no se hace repartimiento, sino que se adjudican arbitrios, y el único padrón de hidalgos existentes es el que se hizo en 1647, que debía estar incluido en las actas municipales de ese año, con motivo de la composición de milicias de las que los hidalgos estaban excluidos.


AHN. CONSEJO DE ÓRDENES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 3917 bis, fols. 32-63, declaración de testigos en la villa de San Clemente a favor de Francisco de los Herreros y López.
1666.
* Testigos a favor del pretendiente: Don Juan de la Torre y Alarcón, comisario del Santo Oficio, Diego de LLanos, escribano del ayuntamiento, Martín Simón, capitán de caballos de corazas y ahoras es sargento mayor de milicias de la ciudad de Cuenca y su provincia y familiar del Santo Oficio de San Clemente, don Juan Pacheco y Guzmán, caballero del hábito de Alcántara y señor de las villas de Vaaldosma y la Tejada, licenciado Diego de Olivares Merchante, comisario del Santo Oficio, Francisco de Agüero, don Francisco de Valenzuela, regidor, don Fernando Pacheco, que fue alférez mayor, Sebastián de Moragón, labrador, Felipe de la Torre, labrador, Juan Sevillano, escribano del ayuntmiento, don Pedro de Montoya Vizcarra, don Pedro de Tébar presbítero, Cristóbal García Barchin, labrador, don Alonso Muñoz de Céspedes, regidor, el licenciado don Juan de Oropesa, licenciado Francisco Merchante presbítero  y notario del Santo Oficio, el licenciado Mateo Fernández Lucas, abogado y familiar del Santo Oficio, y don Pedro de Alarcón Fajardo,





Examen de los libros de la Iglesia Mayor de Santiago mostrados por el teniente Francisco Pérez de Tudela

Fe de bautismo del padre del pretendiente

lunes a diez y seis días del mes de setiembre año de 1584 años bautiçó el señor Tristán de Pallarés un hijo de Gerónimo Carrasco y se su muger doña Gerónima Portero pusiéronle por nombre Francisco fue su compadre de pila Gerónimo Martínez, testigo Pedro Jirón y Diego de Villanueba y por la berdad lo firmo de su nombre de licentia bicarius Tristán de Pallarés

... y el más antiguo de los libros (de bautismo) que allí aparecen es uno que comiença en abril de 1572 a el qual faltan las primeras fojas y parece que en el dicho libro no se puede hallar la fe de bautismo dl dicho Gerónimo Carrasco de Herreros...

... en la dicha parroquia no ay más libros de bautizados que los que tiene exibidos y que el más antiguo es el que tiene manifestado que comiença en abril de quinientos setenta y dos y la raçón porque no ay libros más antiguos porque antiguamente estaban estos libros en poder y casa del mayordomo de la iglesia , y sucedió que una abenida del arroyo y rio desta billa llamado Rus entró en la dicha casa y la anegó y derribó y se llebó todos los papeles que allí estaban de la iglesia y desde entonces se formó en la iglesia el archiuo de donde los libros que exhibe se an sacado


Cláusulas de testamentos de los libros de memorias, conservados en el archivo de la Iglesia Mayor de Santiago

... bimos un libro de memorias enquadernado en pergamino de canto de solfa con sintas de quero que en la primera que es blanca dice libro tercero de testamentos y la segunda foja en que comiença lo escrito de dicho libro esta numerada de guarismo que dice 969 y corre lo foliado sin faltar foja alguna hasta el folio 1293 y después ay dos fojas escritas y una blanca sin foliar, y la primera foja comiença con una petición dada por Diego Ramírez Caballón ante Antón de Abalos Ximénez, alcalde ordinario para que se pusiese en los libros de la dicha iglesia el testamento y memoria que en el fundó Catalina de Olibares, y le sigue el auto probeído por el alcalde a 28 del mes de junio de 1591 años= y la última foja del dicho libro escrita acaba con una misa que dotó Diego López Cantero= y en el dicho libro en el folio 1060 está una petición que parece presentó Miguel de los Herreros clérigo desta billa de San Clemente en 14 días del mes de junio de 1595 años ante Alonso de Albelda alcalde ordinario conbenía a su derecho sacar un traslado de las cláusulas de los patronazgos con pie y caueça que instituyeron y fundaron Miguel Sánchez de los Herreros y Teresa López Macacho primeros fundadores de la capilla de San Antón sita en la iglesia del señor Santiago y Antonio de los Herreros y Juana López de Monteagudo su muger y Francisco de los Herreros y Elbira Carrasco su muger y Miguel de los Herreros y Alonso de los Herreros y otros=

Testamento de los quartos abuelos del pretendiente

...y en el folio 1063 vuelta digo a el principio del folio comiença el testamento que otorgaron Miguel Sánchez de los Herreros y Teresa López Macacho en el qual fundan el patronato y misas de la capilla de San Antón propia suya en la iglesia mayor de Santiago desta villa, y en el folio 1066 en la primera plana nombran y declaran por patrono de la dicha capilla a Francisco de los Herreros su hixo

Testamento de los rebisabuelos del pretendiente

Y luego en el folio 1072 buelta comienza el testamento que parece otorgaron Francisco de los Herreros y Elbira Carrasco su muger y se entran nombrando en el folio 1073 buelta, declarando como hacen el dicho testamento en bida, y en el folio 1074 en la primera plana se manda enterrar en la capilla suya y de sus padres de la bocación de San Antón en la iglesia mayor desta villa; y agregan a el patronazgo de la dicha capilla la dotación de una misa más cada semana y en el folio 1075 en la primera plana parece otorgaron el dicho testamento en esta villa de San Clemente a 17 días del mes de junio de 1523 años =

Otro libro de testamentos y memorias enquadernado  en pergamino de canto de solfa con sus sintas de quero, el qual está numerado de guarismo y la primera foja comiença con el número 532 y acaba lo escrito con el número 967 y luego está el folio 968 en blanco... dice libro segundo de testamentos y el primer folio de lo escrito comiença con un testamento de Vaspasiano Moreno, vezino desta billa de San Clemente, y acaba con una carta de venta otorgada por Antón Ximénez Catalán vezino desta dicha billa de San Clemente= y en el dicho libro a foja 793 parece una petición que presentó Gerónimo Carrasco de Herreros, vezino desta billa de San Clemente a 18 días del mes de abril de 1595 años ante Alonso de Albelda, alcalde ordinario desta dicha billa diciendo se le mandase dar un traslado de las cláusulas de los testamentos de su padre y de María de Herreros su hermana en que le declaraban patrón para hacer decir ciertas memorias de misas y officios

Testamento de la bisabuela paterna del pretendiente

y parece que Gregorio del Castillo el viejo y Diego de Abengoza en birtud de poder hiçieron testamento por María de Montoya muger de Francisco de los Herreros, como lo dice en dicho poder fol. 794 y en el folio 795 buelta en la fundación de misas que hace deja por primer patrón a Gerónimo de Herreros hijo de la dicha María de Montoya y Francisco de Herreros su marido= y en el folio 796 buelta se sigue el testamento de María de Herreros, y en la foja siguiente funda memoria de misas y para ello pide licencia a Francisco de Herreros su padre que estaba presente ...

Testamento del bisabuelo paterno del pretendiente  (testamento de  1 de febrero de 1571)

y en el folio 798 buelta se sigue el testamento de Francisco de Herreros el qual en el folio 799 funda una dotación de misas y deja por primer patrón a Gerónimo de Herreros su hijo mayor

La capilla de San Antón en la Iglesia de Santiago: escudo de armas y enterramientos de los Herreros

Visita de la capilla de San Antón

En la dicha villa en el dicho día mes y año fecha la dilijencia de arriba por decir los testigos que en esta iglesia mayor está la capilla de San Antón de quién es patrón por derecho de sangre y línea recta de barón don Alonso de los Herreros hermano mayor del pretendiente la qual dicha capilla y patronato fundaron Miguel Sánchez de los Herreros y Teresa López Macacho su mujer como parece de los papeles, fuimos a la dicha capilla que es la primera a mano derecha entrando por la puerta que llaman de Santiago y bista y reconocida tiene un retablo de escultura sobre dorado y en el nicho principal una Ymagen de San Antón, y en frente de la entrada en la pared están dos nichos de entierros con sus tumbas de madera y en cada una de ellas su escudo de armas grande de piedra con su orla y las armas de todos tres escudos son tres barras atrabesadas de color carmesí en campo de oro y encima una caldera con dos leones uno a cada lado en pie que la tienen con las manos, y en la primera tumba está escrito un rótulo de letra blanca que dice así= aquí están sepultados los güesos del licenciado don Francisco de los Herreros calificado por la general inquisición para officio mayor murió a 30 de setiembre y lo demás del año y que se sigue está borrado y no se puede leer...

Libros de elecciones de alcaldes de hijosdalgo, archivados en la capilla de San Antón

Don Francisco de los Herreros, padre del pretendiente

... fuimos a la iglesia mayor desta billa y a la capilla de San Antón della, juntos con el dicho don Diego Ortega García alcalde de la hermandad de los hijosdalgo este presente año y los otros dos archiberos que sacaron sus llabes y abrieron el dicho archibo y abiéndonos manifestado los papeles dél bimos un quaderno de papel blanco en que están nuebe fojas escritas y dos blancas con que se cubre, y por caueça tiene el rótulo siguiente= quaderno de las elecciones de caballeros hijosdalgo de la bara de la santa hermandad y electores della, y fue al final hasta que por real pregmática de su magestad mando se continúe en papel sellado, el qual comiença con elección de alcalde de la hermandad de hixosdalgo fecha el día de San Miguel de 1632 hasta el día de San Miguel de 1633, y en las dos últimas fojas parece que en la elección que se hiço el día de San Miguel de 1637 años y elecciones de electores para el año siguiente parece en el folio penúltimo buelta la última partida dice así: el licenciado Francisco de los Herreros dixo que nombraba para el alcalde de la santa hermandad del dicho estado de los hijosdalgo a el dicho don Pedro de Montoya Castañeda, caballero hijodalgo, y en el último folio en la primera plana en el nombramiento de electores para el año siguiente la última partida dice así= el dicho licenciado don Francisco de los Herreros dixo que pone su boto e nombra por elector a don Fernando Pacheco, y en la cabeça de la dicha elección a donde se nombran los caballeros hijosdalgo electores que se hallan en ella dice así una por voto= el licenciado don Francisco de los Herreros abogado de los Reales Consejos y a el fin de la dicha elección original entre las firmas de los electores ay una que dice el licenciado Francisco de los Herreros, y parece por la dicha elección ante Miguel Sevillano escribano

... bimos otro quaderno de elecciones de dicho alcalde de la hermandad por el estado de los hixosdalgo y electores escrito  en papel sellado el cual se compone de 23 folios numeradas de guarismo y 51 fojas escritas sin foliar y la primer plana del dicho quaderno comiença con la elección de alcalde de la hermandad del estado de los hijosdalgo que se hiço el día de San Miguel de setiembre del año de 1637, y abiendo botado todos los electores por don Francisco de los Herreros abogado de los Reales Consejos= su merced el dicho Pedro de Montoya se conformó con el dicho nombramiento de tal alcalde de la hermandad por el dicho estado de los caballeros hixosdalgo para el dicho año fecho en el dicho licenciado don Francisco de los Herreros vezino desta billa abogado de los Reales Consejos por ser tal caballero hijodalgo y que concurren en él las calidades de derecho necesarias para el dicho exercissio del dicho officio y le mandó llamar para que se le dé posesión dél

Don Alonso de los Herreros hermano del pretendiente

y en la dicha elección de electores y de la dicha bara para el año siguiente en la segunda foja en la primera plana, ay otra partida que dice= Don Fernando Pacheco dixo que nombra y pone en su lugar por tal elector a Don Alonso de Herreros, cauallero hijodalgo, y hecho el nombramiento de los demás electores se dio la posesión de tal alcalde a el dicho don Francisco de los Herreros el qual la firma con las demás=

Y en el dicho quaderno a folº 3 comiença la elección de alcalde y electores que se hiço para elejir alcalde de la hermandad del año 1638 y de electores para el año siguiente y en ella ay una partida del tenor siguiente, y en ella ay una partida del tenor siguiente= don Alonso de los Herreros dixo que nombra por alcalde de la hermandad del estado de hixosdalgo a el dicho don Pedro Ortega Montoya Rosillo como caballero hixodalgo, y más abajo en la elección de electores ay otra partida del tenor siguiente, don Alonso de los Herreros nombró en su lugar por elector a don Fernando Pacheco cauallero hijodalgo desta billa= y en el dicho quaderno de elecciones en las que se hicieron el año de 1640 quedó nombarado por elector el dicho señor Alonso, y en la de 1641 boto como tal elector en otro= y en la elección de 1641 botó como tal elector en otro= y en la elección de 1646 salió por alcalde de la hermandad de los hijosdalgo y en la elección del año 1647 como tal alcalde asistió a el nombramiento del año siguiente=

Don Francisco de los Herreros, pretendiente

Y en el dicho quaderno en las elecciones del año de 1656 quedó nombrado por elector don Francisco de los Herreros= y en la elección siguiente de 1657, botó como tal elector= y en la elección del año de 1661 salió por dicho alcalde de la hermandad de hijosdalgo= y en las siguientes de 1662 se halló como tal alcalde de la hermandad

Don Rodrigo de los Herreros, hermano del pretendiente

Y en el dicho quaderno en la elección del año 1662 salió por alcalde de la hermandad de los hijosdalgo don Rodrigo de los Herreros

Don Antonio de los Herreros, hermano del pretendiente

Y en el dicho quaderno en la elección del año 1663 salió por alcalde de la hermandad por el dicho estado don Eugenio Doma y Arteaga y por su ausencia y enfermedadse nombró a don Antonio de los Herreros= las quales dichas partidas no están emendadas ni añadidas en parte alguna sospechosas...

Por aquel entonces el cuaderno más antiguo de elecciones para alcalde de hermandad que se conservaba correspondía al año 1610

Recibimiento de la ejecutoria de hidalguía a favor de don Andrés y don Julián de los Herreros y us hijos en el cabildo de San Clemente

Y abiendole bisto y reconocido hallamos que en el ayuntamiento que se tubo en diez y siete del mes de junio pasado deste año (1666, la ejecutoria es de 30 de enero de ese año) ay la partida siguiente= viose en este ayuntamiento una petición de doña Elbira de Perona, viuda de don Julián de los Herreros por sí y don Miguel de los Herreros y don Diego de los Herreros sus hijos, el dicho don Miguel de Herreros ya difunto, y con ella una real executoria de su magestad y señores de la Real Chancillería de Granada en que declaran su nobleça y hidalguía según y como en la dicha Real Ejecutoria se contiene que está despachada en toda forma litigada con los señores fiscales de su Magestad y con el concejo desta dicha villa y otros particulares y pidió que se reciba por hidalgo y que se guarden las preheminencias franqueças y exenciones que se guardan a los demás hijosdalgo en esta villa y se le dé por testimonio...

Padrón de hijosdalgo para la exención de la composición de milicias de 1647, inserto en acuerdo del ayuntamiento

... reconocimos (en el archivo del ayuntamiento) un libro capitular de la dicha villa sin cubierta de pergamino con una oja blanac por cubierta, en que dice libro de aquerdos de la villa de San Clemente año 1647, escrito en papel sellado y foliado de guarizma con 95 fojas escritas y otra blanca por cubierta de abajo, y en la foja 17 buelta comiença el ayuntamiento que se hiço en quatro de março de 1647 en que parece se confirió y resolbió el hacer el serbicio de su magestad  de la paga de soldados de milicia y que fuese haciéndose repartimiento entre los becinos exceptuando en él los caballeros hijosdalgo, y en la foja 19 en el dicho ayuntamiento empieça que por la dicha billas se hiço declarando los hixos que abían de ser exceptuados, y en el dicho padrón  y dicha oja buelta está puesta una partida del tenor siguiente= el señor don Francisco de los Herreros del Consejo de Su Magestad en el Real de Hacienda y sus hijos, y al margen del dicho padrón y enfrente de la dicha partida ay una anotación del tenor siguiente= en birtud de decreto desta billa de 29 de setiembre de 1647 años questá en este  capitular se pusieron en este padrón de hijosdalgo don Alonso Sanz de los Herreros , don Francisco de los Herreros, don Iñigo, don Rodrigo y don Antonio de los Herreros sus hermanos como hijos del señor don Francisco de los Herreros por vezinos hijosdalgo desta billa damos fe...

Elección de alcaldes ordinarios por el estado noble del ayuntamiento de San Clemente

... bimos un libro enquadernado en pergamino escrito en papel de marca mayor sin foliar que comiença con un rótulo que dice, rueda de los regidores semaneros, y acaba diciendo en la última oja, en la villa de San Clemente a 30 días del mes de mayo de 1613 años, y en el dicho libro, a más del medio dél en la elección de oficios que se hiço en setiembre de 1612 años parece en la elección de hijosdalgo fue nombrado para en suertes de cántaro por el estado de los hijosdalgo a Francisco de los Herreros (padre del pretendiente) y doblamos la oja del dicho libro

y prosiguiendo en la dicha diligencia bimos otro libro cubierto de pergamino pero desenquadernado de malhorden del tiempo escrito en papel de marquilla, el qual comiença en la billa de San Clemente en beinte  y siete días del mes de otubre y acaba con ayuntamiento de la dicha billa de 18 de agosto de 1582 años y en el dicho libro a más del medio dél en la elección de oficios del año de 1581 parece entró por suertes de cántaro por el estado de los hijosdalgo para el dicho año Gerónimo Carrasco de Herreros (abuelo paterno del pretendiente) que salió para alcalde ordinario...

Y en el dicho libro a el primer tercio dél en la elección de oficios que se hiço en setiembre de 1578 años parece entró en el cántaro  por el estado de ls hijosdalgo Francisco de Herreros (bisabuelo paterno del pretendiente) y en la oja siguiente toco la suerte y quedó para alcalde ordinario de la dicha villa ...

Y luego bimos en otro libro enquadernado en pergamino un rótulo que dice libro de ayuntamiento  del año de 1548 años y acaba en tres de nobiembre de 1553 años= y en el dicho libro en primer tercio de las elecciones de oficios que se hiço en setiembre del año de 1550 años entró en el cántaro por el estado de los hijosdalgo Francisco de Herreros (rebisabuelo del pretendiente) = y en el dicho libro a el medio dél en la elección de oficios que se hiço el año de 1551 entró en el cántaro por el estado de los hijosdalgo para la suerte de los oficios Francisco de los Herreros y en las ojas siguientes le tocó la suerte de alguacil mayor

(AHN. CONSEJO DE ÓRDENES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 3917 bis, fols. 64-78, Documentos probatorios en la villa de San Clemente a favor de la hidalguía de Francisco de los Herreros y López. 1666.)

De la introducción de los Herreros en la Corte da fe la partida de bautismo del pretendiente al hábito de Santiago, cuyo testimonio se sacó de los libros parroquiales de la Iglesia de Santiago:

Al margen, Francisco Antonio hijo de Francisco de los Herreros= y en el cuerpo del libro dice así la partida= en la villa de Madrid a 18 de henero de 635, bauticé un niño que se llamó Francisco Antonio hijo de Francisco de los Herreros y doña Luisa de Solórzano su legítima mujer, fueron padrinos el señor don Enrique Enríquez de Guzmán y Pimentel, conde de Alba de Liste y de la billa de Billada, marqués de Tabara y gentil hombre de cámara de Su Magestad y doña Ana de los Herreros, adbirtióseles el parentesco espiritual siendo a todo testigos el licenciado don Gaspar de Eraso y Grabiel González y Juan Fernández y lo firmé=

Sería Francisco de los Herreros padre el hombre que se introducirá en la Corte de Madrid, donde se desplazará en 1632, primero como abogado de los Reales Consejos para ocupar después el cargo de fiscal del Consejo de Guerra, desde su posición política intentará ser elegido procurador a Cortes en 1638. El ascenso en Madrid había ido de la mano de su suegro Iñigo López de Solórzano y su cuñado Manuel López de Solórzano. Su reciente vecindad en Madrid le obligará a esperar seis años para entrar en las suertes de procurador a Cortes. Su carrera política continuaría, llevándole a ser miembro del Consejo de Hacienda y consultor del Santo Oficio de la Inquisición. Sus hijos Francisco y Alonso serían aposentador y secretario de Su Majestad, respectivamente. Otro hijo menor de nombre Rodrigo, sería capitán de caballos corazas y al igual que sus dos hermanos obtendría el hábito de Santiago:

En la villa de Madrid a quince días del mes de diciembre de mill seiscientos y treinta y ocho años estando juntos en el ayuntamiento desta billa los señores corregidor y Madrid como es costumbre acordaron lo siguiente= en este ayuntamiento se bio una petición del licenciado don Francisco de los Herreros fiscal del Consejo de Guerra en que se pretende se declare que puede ser admitido a las suertes de procurador de cortes desta billa y que tiene todos los requisitos de becindad y demás necesarios y abiéndose leydo y bisto los papeles que cita de su nobleça y demás partes que se requieren y platicado sobre ello y sobre que no se le admitió a la suerte que tocó a la parrochia de Santiago en las presentes cortes porque aunque se reputara por vecino desta billa el dicho don Francisco en birtud de la presentación que hiço en esta billa del título de familiar del Santo Oficio no podía ser admitido a la dicha elección y suertes por aber hecho la dicha presentación en primero de octubre del año 1632- y no aber pasado desde el dicho día de la presentación hasta el de la suerte los seis años de bezindad que en este caso se requieren por la ordenança desta billa estilo y costumbre della de conformidad se acordó que tiene por vecino desta villa a el dicho Francisco de los Herreros desde el dicho día primero de octubre y que por ser ya pasados y cumplidos los seis años de becindad a aprueba a el dicho don Francisco de los Herreros y desde aora se le admite a la posisión y suerte de procurador de Cortes y otros oficios de nobleza y hidalguía questá billa provee y nombra y da por suertes con calidad que tenga a la asistencia de parrochia que es necesaria para la dicha oposissión por tener como tiene el dicho don Francisco de los Herreros por vecino desta villa desde el dicho día citado y por caballero hijodalgo de los que deben y pueden gozar de las preheminencias de tal y como tal queda desde luego admitido.


(AHN. CONSEJO DE ÓRDENES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 3917 bis, fols. 27-29, Documentos probatorios en la villa de Madrid a favor de la hidalguía de Francisco de los Herreros y López. 1666. En el mismo expediente se conservan las pruebas para ingreso en la Orden de Santiago del hermano Alonso de los Herreros)


No obstante, la integración en la Corte de Francisco de los Herreros padre no le hizo olvidar su villa de nacimiento. Murió en 1650, había vivido sus últimos 18 años en Madrid, en la plaza de la Cebada, pero su última voluntad sería ser enterrado en la capilla familiar de San Antón de la Iglesia parroquial de Santiago de San Clemente.

saue que es hijo legítimo (Alonso de los Herreros) de don Francisco de los Herreros que fue consejero de Hacienda y de doña Luisa de Solórzano su muger natural desta villa de Madrid a los quales assímismo conoció trató y comunicó allá que murieron y el dicho don Francisco murió el año de mill y seiscientos y cinquenta, viviendo en las cassas que eran de Diego Salcedo que después compró y habió el secretario Cantarero a la plaçuela de la ceuada y le lleuaron a enterrar a la billa de San Clemente de donde era natural a la capilla de San Antón de que era patrono que está en la Yglesia Mayor de aquella billa y la dicha doña Luissa de Solórzano viue oi y para en la Caua alta de San Francisco.

(AHN. CONSEJO DE ÓRDENES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 3917 bis, fol. 2, Documentos probatorios en la villa de Madrid a favor de la hidalguía de Alonso de los Herreros y López. 1666. )

Imagen del escudo de armas
http://sanclemente.webcindario.com/index.php