El corregimiento de las diecisiete villas

IGNACIO DE LA ROSA FERRER

Imagen del poder municipal

Imagen del poder municipal
EL CORREGIMIENTO DE LAS DIECISIETE VILLAS EN LA EDAD MODERNA
Mostrando entradas con la etiqueta Población. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Población. Mostrar todas las entradas

viernes, 17 de noviembre de 2017

Padrón de alcabalas de La Roda (1586)

Padrón de La Roda de 1586

En la villa de la Rroda a diez y nueue días del mes de septiembre de mill e quinientos e ochenta e seis años, el Illustre señor Rrodrigo Méndez, administrador de las rrentas rreales de su Magestad  deste Marquesado de Villena, juntamente con los señores Hernán Martínez Moreno e Alonso de Quintanilla alcaldes hordinarios en esta villa en cumplimiento de lo que su Magestad manda por si rreal prouisión començaron a hazer el padrón de la vecindad desta villa a calle hita conforme a la dicha rreal prouisión y porque su merçed del dicho señor administrador se fue a otros lugares a tratar del hacimiento de rrentas los dichos señores alcaldes prosiguieron la dicha vecindad e la hizieron calle hita sin aceptar ninguna en la forma siguiente



hernando de rrojas 
gaspar de úbeda
francisco de quenca 
ysabel rremirez 
maría de alfaro
juan martínez carrasco
doña maría carrasco
martín de munera rregidor
francisco martínez espadero
pedro giménez ginovés rregidor
juan martínez rruvio
juan ximénez çapatero
elvira lópez biuda
baltasar de torres
bernardino de arellano
pedro collado
martín ximénez
alonso sanz de arnaz
sebastián barbero
beatriz de la casa
antonio aguado
la de antonio velázquez
antón lópez rruvio
la viuda de pedro de piqueras
martín fernández manovés
juan de zamora
francisco chacón piqueras
francisco de piqueras
julián leal pastor
francisco pérez yerno de leal
gonzalo de sevilla
diego martínez tejedor
alonso rromano procurador
juan donate pastor
la viuda de goyaz
la de pedro ximénez de contreras
pedro de alarcón
gil del collado
bartolomé garcía pastor
la de sebastián martínez
alonso moreno torruvia
garcía martínez marqués
la viuda marimorena
juan quadrado el mozo
christóval de buendía
christóval martínez rrey
diego garcía pastor
alonso ximénez de contreras
pedro de burgos
alonso martínez el sordo
alonso martínez tercero
juan garcía pastor
diego ximénez
pasqual benítez
pedro de mondéxar
bartolomé sanz pastor
hernán martínez yerno de ortiz
martín lópez yerno de alonso martínez sordo
mateo cano berruga
francisco collado
la de hernando de sevilla
pedro montoya yerno de lucas garcía
pedro ximénez de contreras
pedro de montagudo vallestero
pedro ximénez mateo
pedro sanz cerrajero
ana benítez viuda
baltasar marqués
melchior de león
martín martínez
alonso herrero
francisco de segovia
la de francisco lópez çapatero
quiteria de xábega
alonso de quintanilla el mozo
la viuda de diego çamora
bartolomé de coca
alonso de quintanilla el viejo
pedro de aranda
el doctor rramírez
gonzalo berruga
pedro garcía procurador
juan alonso de arze regidor
antonio de montagudo
la de garçía carretero
diego de la torre regidor
la de diagómez de sevilla
la de antonio fajardo
pedro sánchez carretero
juan de bonxorne
francisco cano
juan sánchez merchante
benito martínez tenprado
la de miguel sanz marqués
diagómez de sevilla
diego ortiz yerno de maría gonzález
diego martínez cano el mozo
juan blanco
juan gonzález ginovés el mozo
alonso grande
hernán martínez ginovés
françisco de calahorra
alonso sánchez carretero bonjorne
pedro moreno pastor
la olivara
juan velázquez
gil martínez de molina
garcía martínez cubas
juan ximénez muñoz
la biuda de moragón
diego martínez cano regidor
alonso garçía cañavate
diego martínez tenprado
esteban martínez
antonín sánchez ginovés
françisco de palaçios
juan sánchez de correas
fernán pérez de la torre
juan de salas
esteban de la casa
juan sanz de sayona
pedro sanz de sayona
juan cavañero mesonero
mielchor fernández boticario
françisco martínez tenprado rregidor
alonso sanz carretero su yerno
juan de olivares
la cavañera moza
martín de tévar
antonio lópez galendo
garçi moreno lópez
juan lópez de algarra
pedro serrano
la de pedro martínez de molina
la de juan tornero
benito lópez sajardo
hernán gil mançano
bartolomé bueno
la de miguel de la osa
mari morena biuda
la gonzalez
la de juan fernández cano
martín rrosillo pastor
hernán pérez de mingo sanz
gonçalo de denia
amador cano el mozo
mateo toledano
la de alonso garçia de la barrera
pedro de denia de amador cano
juan de la questa
gil de monterde
andrés de almodóvar
pedro çid
françisco martínez de la molinera
la de juan grande
francisco garcía calatayud
christóval martínez cardador
juan gómez serrano
martín garçía yzquierdo
jayme de vela
çacarías de los panos
martín çepero
luçía martínez biuda
françisco sanz texedor
alonso moreno palomera
pedro martínez xordán
mateo fernández vegara
garçía carretero
françisco de molina bibarro
martín rruiz criado de martín de mª
pedro lópez texedor
juan sanz parra
martín escudero
sebastián garçía del abad
la de diego felipe
alonso de alarcón
hernán pérez de la garrida
la biuda de françisco hernández
benito de barchín
bartolomé ximénez
la de ginés prieto
la beata prieta
ama el carrasco
diego de mena
tomás de castillo pastor
alonso sanz carretero de la beata
pedro de flores
gil rruvio peynador
esteban díaz
gerónimo çiruelo
graviel de quintanilla mesonero
françisco martínez de las mulas
martí sanz de leyva
salvador martínez
juan sánchez pastor de juan carrasco
juan rruvio moreno
domingo garçía
maría de la parra
antón lópez de perona
françisco vaquero
el bachiller diego de rrojas
bartolomé garçía tundidor
la biuda de hernán pérez
juan sanz de mingo sanz yugadero
la de juan lópez pastor
la de juan rremírez
diego de bonjorne
la biuda maría bº
alonso ximénez de barchín
juan muñoz de palaçios
catalina de las heras
juana martínez su hija biuda
juan brabo escribano
alonso martínez carpintero
ginés rromero
mateo de arnas el viejo
diego de arnas el mozo
benito rrosillo el mozo
hernán martínez del castillo
garçía martínez rruvio el mozo
la de juan de rreyllo
bartolomé moreno pastor
andrés martínez
la biuda mari braba
benito rrosillo el viejo
juan descobar rruvio
hernán martínez moreno el viejo
hernán martínez moreno el mozo
mateo del castillo
ginés martínez vinuesa
juan de dypa
juan de vinuesa bonjorne
pedro del peral pastor
martín sanz de juan rreal
miguel sanz de poçoseco
lucas de vellescusa
juan martínez montejano
alonso sanz de alcaraz
la de gil sanz sacristán
garçi fierez
la de peresteban
benito esteban
peresteban
diego lópez yerno de antonio velázquez
andrés del hoyo
bartolomé lópez moreno
alonso pérez procurador
antón ximénez carretero
alonso lópez de las doblas
miguel moreno el viejo
la de felipe de tébar
mateo lópez marqués
miguel sanz de alcolea
mateo díaz molinero
juan çebrián
juan cano yerno de alcalá
la de julián garçía
juan lópez pastor
mateo sanz de la mançara
benito de víllora
juan de segovia
antón sánchez mesonero
juan lópez de piqueras
la de juan fernández mesonero
benito herrero
martín de montagudo
julián gonzález
alonso sánchez gómez
martín de salas
la rruiza biuda
christóval ángel
diego martínez grande
la de alonso martínez cuchillo
juan peynado
amador cano martínez
la de antonio de villanueva
martín vallestero
la fajarda de alonso gonzález
alonso gómez apargatero
juan de mendieta
martín sanz de yémeda
pedro de aroca
juan alonso yerno de loçano
juan de açañón
gerónimo cuchillo
juan sanz de mingo sanz
françisco sanz de güerta
la biuda de gallardo
christóval fernández de buenache
juan calero
pedro de denia
diego de santacruz
diego manovel
martín asensio
manovel morzillo
françisco de castillo tenprado
mateo cano
pedro de molina
alonso el rramo
pedro martínez de cuerva
juan de maría mercader
almazul
ginés alonso
pedro de olmedo
juan descobar carrasquilla
la de miguel lópez de algarra
hernán marco el viejo
juan cano el viejo
ginés de buendía
juan de xábega
hernán martínez de buendía
diego chacón de buendía
juan morzillo rregidor
garçi lópez
bartolomé garcía descobar
pedro de calahorra
martín moreno rregidor
miguel carrasco
juan de ynestrosa
pedro garçía carrasco pastor
juan pérez carretero
juan de ortega
alonso merchante
juan serrano talavera
juan de xábega muñoz
pedro de rruypérez rregidor
françisco de alarcón
barbada lópez
la clemeinta
diego felipe esteban
la de christóval de la torre
juan carrasco rregidor
pedro carrasco alferiz
miguel rruvio
esteban de los herreros
antón moreno pastor
françisco martínez plaza
alonso sánchez de ayuso
martín rruvio rregidor
diego garçía de denia
martí sanz de heredia
el liçençiado montagudo rregidor
pedro díaz
alonso garçía rregidor
antonio de córdova
alonso cano
garçi martinez rruº rregidor
alonso lópez fiel executor
luis de bonxorne
la de martín del çerro
la gavaldona
juan prieto
la biuda de perona
diego de molina
juan descobar víllora
juan martínez de alarcón
la de garçi fernández de buenache
melchior garçía
la de françisco el hoyo
françisco ortiz
diego ortiz el viejo
bartolomé martínez pastor
juan berruga
la biuda de hernán gil
françisco ortiz yerno de garçía martínez
juan garçía barçelona
juan lópez çerrajero
juan de vinuesa el viejo
alonso sanz de mondéxar
juan de vinuesa el mozo
gonzalo de vinuesa
graviel de vinuesa
la de pedro sanz pastor
juan pérez cavallero de sierra
françisco lópez criado de christoval berruga
la de bartolomé lópez biuda
pedro rruvio botero
bartolomé lópez moreno
la de vaquero
la de françisco de alcalá
alonso rruyz yerno de mondéxar
la de periañes
la beata osana de la osa
manuel de alberraçín
benito collado
pedro de parexa
diego martínez yerno de miguel sanz de pozoseco
pablo apariçio
françisco rrodríguez pedro mingo
pasqual serrano
hernán martínez montexano
benito cano de burgos
pedro martínez rramo
elvira descobar biuda
juan fernández cano
juan quadrado el viejo
alonso garçía picazo
sebastián gómez nieta
lucas berruga
la de miguel de villena
gil chamocho
miguel garçía de la barrera
juan moreno
pedro del peral
amador cano çirujano
juan del canpo
pedro çavala
la de juan sanz valençiano
andrés de perona rregidor
garçi martínez carretero
juan chacón
miguel sánchez rraboso
rrafael carrasco rregidor
françisco rruiz apargatero
la de martín sánchez biuda
françisco rrodríguez procurador
el doctor piqueras
juan martínez moragón
tomás de xábega
ana garçía su hermana
juan de dueñas
pedro carrasco garçía
agustín rraboso
gonzalo de salas rregidor
christóval martínez pastor
sevastián martínez olivas
juan de alarcón
pedro de piqueras
el liçençiado ruy pérez
christóval navarro
juan garçía tundidor
la de martín de ynestrosa
alonso de moya
juan lópez rruvio
françisco sánchez barbero
martín sanz de la garçesa
ugenio guerrero
juan guerrero
alonso de villena
alonso martínez pellejero
andrés ortiz
graviel martínez
françisco garçía castillejo
bartolomé prieto
martín de albarreçín
hernán marco
miguel del peral
alonso garçía manovel
juan martínez carrasco
alonso de valera
alonso loçano pastor
btº criado de garçía martínez rregidor
alonso lópez de víllora
sebastián de toro
pedro de víllora
miguel polo
alonso çebrián
alonso lópez yerno de juan mateo
esteban díaz cardador
juan de córdova sastre
pedro lópez laredo
martín alonso de porras
la de leonardo de la serna
pedro fernández sastre
alonso serrano el galán
mari gonzález biuda
alonso muñiz
la de alonso garçía de cantero
juan rruyz
alonso lópez de la mota
la de juan de la serna
canpillo carrasco
marian diez
la de sancho lópez
pedro núñez
pero mingo
alonso martínez de la portona
la de castillo el del retablo
antonio fernández del castillo
christóval de alarcón de la motilla
juan rruvio moreno
beltrán
canpillo pastor
catalina marzilla biuda
catalina sanz su cuñada
la navarra
pedro de piqueras loçano
juan çerezo peynador
miguel sanz de la monedera
pedro sánchez de goyaz
fabían gonzález
juan çid
la de robres
la de pedro de alarcón carretero
la de mateo lópez carretero
la de chistóval de denia sastre
la de alonso sanz de ayuso
la de manuel pérez
pedro martínez de aliaga
la biuda de molina
alonso de arjona
christóval gonzález
sevastián lópez çapatero
la de françisco manovel
la gavaldona biuda de molina
alonso garçía de la barrera
pedro garçía sastre
gil cantero
juan garçía yerno de toro
martín de las heras 
martín rruº yerno de almansa
el valençiano
juan de pero lópez
andrés garçía de la tripera
diego martínez yerno de miguel sanz de poçoseco

los de la fuensanta y rribera del xúcar

juan de castillo
andrés hernández
alonso muñoz
pedro escudero
blas martínez
pasqual garrido
françisco sánchez mateo
juan moreno ortelano
juan gil de villanueva
antonio velázquez
mateo lópez
antonio de urrea
juan serrano
ginés collado
juan martínez terçero
françisco valero
miguel collado

los menores que ay son los siguientes

juana gómez
catalina sanz su hermana
françisco de castillo
juan de castillo
antón hernández
maría de castillo
elvira de castillo
alonso sanz prieto
juan sanz prieto
mari sanz prieta 
ana lópez prieta
catalina sanz prieta
mari sanz pola
sebastián de quintanilla
andrés brabo
catalina martínez su hermana
andrés gonzález
juan gonzález
juana gonzález
sebastián martínez
marco martínez
catalina martínez pellejera
hernán martínez moragón
alonso martínez moragón
ana de la serna
juan gómez su hermana
mari pérez de arriba
juan sánchez marqués
miguel sanz marqués
hernán lópez
françisco gómez
mari sanz marquesa
mari gómez marquesa
quílez mançano
miguel mançano
acaçio de la serna
ana lópez de la serna
baltasar hernández
mari hernández
juan lópez pintor
tomás lópez
juana morena
diego de rreyllo
christóval martínez
bernabé de rreyllo
çebrián de silva
juan de rreyllo
rrodrigo de silva
alonso garçía rreyllo
juana martínez rreyllo
juana rremírez
luçía martínez
mari rremírez
catalina rremírez
ana rremírez
salvadora rremírez
ysabel rremírez
pedro velázquez
catalina martínez
françisco sánchez hijo de martín sánchez
pedro de alcañavate
catalina garçía garrida
françisca lópez garrida
martín de ynestrosa
diego de ynestrosa
ysabel de perona
miguel lópez de algarra
gerónimo de algarra
juan lópez de algarra
catalina sanz de montagudo
ana de montagudo
juan de tébar
françisco martínez rruvio
bernardo martínez rruvio
martín de olivares
ysabel de olivares
martín lópez cuchillo
maría de buen cuchillo
alonso serrano sastre
alonso serrano sayona
juan de mondéxar sayona
christóval de la casa
elvira garçía de la casa
christóval de denia
mateo sanz bernal
bartolomé garçía
mari sanz
catalina sanz
françisca lópez
ana lópez
ysabel de mejuta 
luçía garçía
quiteria gavaldona
ginés de tordesillas
diego felipe
hernando martín castillo clemente
alonso garçía de la barrera
marco garçía
esteban galiano
olalea carretera
maría carretera
catalina descobar
luçía descobar
maría descobar
rrodrigo hernández
amador cano
mari sanz cano
teresa martínez
catalina lópez
juan de bonxorne
mari sánchez
elvira lópez
catalina martínez
juan prieto el mozo
françisco de la torre
pedro de la torre
catalina de castañeda

clérigos

el doctor juan martínez de perona cura
françisco de castillo clérigo
juan brabo clérigo
françisco del peral clérigo
ginés de montagudo clérigo
bautista del canpo clérigo
diego garçía carrasco clérigo
francisco (?) clérigo
miguel del peral (?) clérigo

hidalgos

françisco pérez de oviedo el viejo
françisco de (?)
juan cano de buedo
pedro de alcalá
fernando de alcalá
juan pérez de oviedo el mayor
fernando rrui de peralta
alonso de rresa tébar
doña catalina de rresa
diego pérez de oviedo chacón
teresa de castañeda
gonzalo vázquez
juan de villanueva
diego de la torre
diego pérez de oviedo el viejo
la de antonio de villena
diego de la torre alarcón
hernando de córdova

moriscos

luis de salas
alonso lópez
garçía de torrixos
(?) gallego
agustín lópez
martín de viamonte
hernando de lylas
hernando martínez
melchor garçía
diego naranxo
hernando de lorca
diego garçía
diego martínez
diego martínez morocuz
gaspar lópez
martín martínez
hernando carrillo
martín de la fuente
luis herranz
luis lópez
christóval martínez
garçía de la cueva
rafael de guzmán
alonso de veas
diego de molina
baltasar garçía
martín sanz está con juan brabo


De la manera que dicha es los dichos señores alcades hizieron e acauaron la dicha veçindad de los vezinos desta villa por ante mí el presente escriuano a calle hita conforme al tenor de la dicha rreal prouisión de su magestad e lo firmaron de sus nonbres 

alonso de quintanilla téuar         ante mí diego pérez de teuar

Yo el dicho diego pérez de téuar escriuano público en la dicha villa de la rroda por su magestad y el ayuntamiento della que fuy presente a lo que dicho es e ante mi pasó y doy fee que el dicho padrón y veçindad se hizzo a calle hita sin quedarse por sentar ningún vezino ni personas de las ynclussas por la rreal prouisión de su magestad y sin que en ello aya fraude ni engaño e para que dello conste fize mi signo en testimonio de uerdad

diego pérez de teuar escriuano


























sábado, 14 de octubre de 2017

Evolución histórica de la demografía de San Clemente (Cuenca)

Fig. 1: Población de San Clemente en la Edad Moderna. Coeficiente de 3.75 aplicado por vecino





Fig. 2: Evolución de la población en la Edad Contemporánea





FUENTES:
TORRENTE PÉREZ, D.: Documentos para la Historia de San Clemente. Tomo II, pp. 389-393. 1975
JIMÉNEZ MONTESERÍN, M.: "Los años sombríos del seiscientos", p. 158 en La economía conquense en perspectiva histórica (Julián Canorea Huete y Mª Carmen Poyato, coordinadores). UCLM. Cuenca. 2000
MARTINEZ FRONCE, F.: "De la Cuenca manchega". Cuenca, 27, 1986
: GARCÍA HERAS,  V.A.: “El impacto de la guerra de Sucesión en la evolución demográfica de San Clemente: una villa cabeza de Corregimiento”, en ENSAYOS, Revista de la Facultad de Educación de Albacete, Nº 26, 2011



ANEXO


POBLACIÓN DE SAN CLEMENTE EDAD MODERNA
Fecha VECINOS HABITANTES FUENTE OBSERVACIONES
1445 132 495 AMSC. AYTO 130 pecheros y dos hidalgos. Recuento de vecinos por villazgo
1495 180 675 AChGr caja 711 pieza 3 testimonio de Cristóbal Llorca, vecino de Alarcón
ca. 1500 200 750 AChGr caja 5355 pieza 8 Testimonios orales
1528 709 2659 Censo pecheros. AGS. CG. Leg. 768 Excluye hidalgos y clérigos
1530 800 3000 Diego Torrente 100 agricultores, muchos otros en granjerías de viñas
1546 1200 4500 AChGr caja 5355 pieza 8 Testimonios orales
1552 1261 4729 Mss. El Escorial (Zarco Cuevas) 37 clérigos y 90 hidalgos
1575 1200-1300 4500-4875 Relaciones Topográficas Incluidas 82 casas de hidalgos. Disminución de población por Guerra Granada
1586 1547 5801 Padrón de alcabalas AGS, Exptes Hacienda Incluidos hidalgos y clérigos seglares
1591 1572 5895 Tomás González 1829 90 hidalgos, 5 clérigos seglares y 5 regulares. Villar de Cantos 12 vecinos, Perona, 6, y Rus sin vecinos
1624 1800 6750 Padrón de alcabalas AGS, Exptes Hacienda En 1626, Villar de Cantos pasa a jurisdicción de los Ortega y quedará integrada en Vara del Rey
1635 1610 6038 AMSC.CORREGIMIENTO Vecinos mayores de 16 años. 12 Vecinos en Casas de Fernando Alonso y 4 en Perona
1645 700 2625 M. Jiménez Monteserín. Archivo Municipal de Cuenca Extraído de padrones militares, consideramos que hay ocultación de vecinos
1646 961 3604 AGS. CC. DIVERSOS, Leg. 23 doc. 1 Censo de dudosa fiabilidad para los historiadores
1654 877 3289
Diego Torrente
12 vecinos en Perona y 30 en Casas de Fernando Alonso
1697 1096 4110 AMSC. AYTO Leg. 33/1 Otros 44 vecinos en aldeas
1710 760 2850 Diego Torrente. AMSC. AYTO. Leg. 23 Censo con fines militares, poco fiable
1752 952 3570 Catastro de Ensenada Incluye 140 pobres y dentro de ellos 38 viudas, 12 casas de campo. Excluye clérigos. Algunos autores parten para el cálculo de 812 vecinos, excluidos los grupos anteriores. Se excluyen aldeas (Casas de Fernando Alonso, 130 vecinos, Casas de los Pinos, 90, Casas de Haro, 98, y Perona, 15)
1787 1487 5576 Censo de Floridablanca Incluye aldeas. Basándose en el mismo censo Jiménez Monteserín da 1375 vecinos
1787 950 3563 Cura Francisco Luján Beamud 440 vecínos más en las aldeas 
1805 929 3484 Mateo López Excluye aldeas. 888 pecheros, 21 hidalgos y 20 clérigos
1812 625 2343 Diego Torrente
1827 s/d 3622 Mnez. Fronce Felix
1829 886 3320 Diego Torrente Incluye 14 clérigos, 12 frailes y 30 monjas
1831 s/d 3461 Diccionario Geográfico Universal
 




jueves, 12 de octubre de 2017

La población del arciprestazgo de Alarcón en 1591




Miguel Jiménez MONTESERIN
Revista "Cuenca", Nº 10, Segundo Semestre 1976

ARCIPRESTAZGO DE ALARCÓN




  • San Clemente una pila y mil quinientos vecinos
  • Vara de Rey y Sisante, su anejo, dos pilas y seiscientos cincuenta vecinos
  • Villar de Cantos una pila y doce vecinos
  • Perona una pila y seis vecinos
  • Rus una pila, no tiene vecinos
  • El Cañabate una pila y trescientos sesenta vecinos
  • Honrubia una pila y cuatrocientos vecinos
  • La Talaya y Cañada Juncosa su anejo dos pilas y treinta vecinos
  • Buenache de Alarcón una pila y cuatrocientos vecinos
  • Oncenillas una pila y ciento y cincuenta vecinos
  • Tébar una pila y doscientos y cuarenta vecinos
  • Villanueva de la Jara y el Peral, su anejo, dos pilas y mil vecinos
  • El Quintanar una pila y quinientos vecinos
  • Barchín una pila y doscientas cincuenta vecinos
  • Valverde una pila y trescientos vecinos
  • Gabaldón una pila y noventa vecinos
  • El Provencio una pila y seiscientos vecinos
  • Sta. María del Campo una pila y quinientos vecinos
  • Minaya una pila y doscientos y setenta vecinos
  • La Roda una pila y setecientos vecinos
  • El Castillo de Garcimuñoz una pila y quinientos vecinos
  • El Almarcha una pila y ciento y cincuenta vecinos
  • Hinojosa una pila y cien vecinos
  • Olivares una pila y doscientos y cincuenta vecinos
  • Fuente el Espino y Fuente el Cobo una pila y ochenta vecinos
  • Zafra con sus anejos Solana y Torrecilla tres pilas y doscientos y cincuenta vecinos
  • Villar de Cañas y sus anejos Alconchel y los Olmillos tres pilas y cuatrocientos y veinte y dos vecinos
  • El Villarejo de Fuentes con sus anejos Albornoz y la Cañuela tres pilas y setecientos vecinos
  • Montalbo una pila y trescientos vecinos
  • El Ito una pila y ciento y veinte vecinos
  • Las Pedroñeras una pila y cuatrocientos y cincuenta vecinos
  • La Osa de Belmonte una pila y trescientos y cincuenta vecinos
  • Villar de la Encina una pila y ochenta vecinos
  • Belmonte una pila y mil vecinos
  • El Alberca una pila y doscientos y cincuenta vecinos
  • La Puebla de Almenara una pila y ciento y cincuenta vecinos
  • Hontanaya una pila y cien vecinos
  • Villaescusa una pila y ochocientos vecinos
  • La Rada y Cerezo, su anejo, dos pilas y quince vecinos
  • Trejuncos una pila y ciento y ochenta vecinos
  • El Hinojosa una pila y ciento y sesenta vecinos
  • El Pedernoso una pila y ciento y cincuenta vecinos
  • Las Mesas una pila y doscientos y treinta vecinos
  • Almonacid del Marquesado una pila y cien vecinos
  • Monreal una pila y setenta vecinos
  • El Robredillo de Záncara una pila y seis vecinos
  • El Congosto una pila y ocho vecinos
  • La Motilla del Palancar una pila y seiscientos vecinos
  • Cervera una pila y ciento y cincuenta vecinos
  • Montalbanejo una pila y cuatrocientos vecinos
  • Villargordo una pila y sesenta vecinos
  • Villar del Saz de don Guillén una pila y doscientos vecinos
  • La villa de Alarcón una pila y trecientos vecinos
Son todas las pilas de este arciprestazgo sesenta y siete



Sin duda, se echaran de menos algunos pueblos en esta relación, pero hay que decir que, a favor de los que aparecen, su presencia demuestra su antigüedad: la existencia de pilas bautismales propias y de una organización eclesiástica propia en torno a sus parroquias dan fe de la antigüedad de estos lugares. El curioso lector puede buscar entre los lugares mencionados las antiguas aldeas de Alarcón. Faltan algunas y puede sobrar alguna otra. Los datos recogidos por Tomás González tienen como fuente el Censo de Obispos de 1787.


Tomás GONZÁLEZ, Censo de población de las provincias y partidos de Castilla en el siglo XVI. Madrid. 1829, pp. 245 y 246





domingo, 22 de enero de 2017

San Clemente en la Edad Moderna: auge y crisis de la corte manchega


Concentración de vecinos con motivo de la festividad de Rus
http://eldiadigital.es

Los datos presentados corresponden a aportaciones demográficas, que, extraídas de diversos archivos históricos, muestran la evolución de la población de la villa de San Clemente en la Edad Moderna. Hablamos de número de vecinos, es decir familias, en unos casos completas y en otros constituidas por viudas y, llegado el caso, sus hijos. Unos censos hacen referencia a los pecheros únicamente, otros incluyen a los hidalgos, que fluctúan desde los dos hidalgos de 1445, las dos decenas de comienzos del quinientos, la treintena que debía haber en el momento del censo de pecheros y los ochenta, número que continuará en incremento, durante las Relaciones Topográficas.

Cual es el coeficiente multiplicador para cada familia, hogar o, en expresión de la época, vecino. Los historiadores no se ponen de acuerdo y aplican coeficientes que van de 3,75 individuos por familia a otros cercanos a seis. Nosotros defendemos los coeficientes superiores, quizás porque cuando analizamos familias nos encontramos con referencias a menores por doquier. Claro que cuando vemos familias con fama de prolíficas nos llevamos sorpresas; así los moriscos, que, a pesar de ser familias extensas, suelen ser núcleos con pocos miembros en la villa de San Clemente. Pero se trata de una minoría que llegó al pueblo desestructurada, procedente de la Guerra de Granada en 1570.

Quizás, el caso de San Clemente nos demuestra, a falta de registros parroquiales para la época estudiada, que el número de hijos dependía de las propias expectativas de desarrollo económico de la villa. Por eso, una sociedad optimista y en pleno desarrollo, como era San Clemente en la primera mitad del siglo XVI era muy prolífica en hijos. Por contra, en los años finales del quinientos y la primera década de 1600, la salida de una época de crisis llevó a la reducción de la natalidad de forma drástica. Sobre esta población envejecida y una pirámide invertida ya en las décadas de 1630 y 1640, golpearían los reclutamientos militares.

Y sin embargo la impresión es que San Clemente siempre tuvo mucho más población de la que nos muestran sus registros. Los testimonios verbales nos hablan de más de dos mil vecinos e incluso  de tres mil vecinos. Esta última cifra, sin duda interesada, aparece en los datos aportados desde la Corte en Madrid en la década de los veinte del seiscientos. Sin duda, dato abultado que perseguía un claro interés de reclutamiento militar y recaudación fiscal. Pero quizás no ajeno a la realidad de una villa convertida en centro político y administrativo de la comarca con una importante población flotante. Pensemos además en la población que acudía a la población los jueves al mercado franco, en septiembre a su feria o a la vendimia; en el trasiego en torno al convento de frailes franciscanos, convertido en centro de enseñanza; en los vecinos que acudían de los pueblos aledaños y comarcanos a firmar sus contratos comerciales ante los escribanos o a comprar todo tipo de productos en las tiendas del barrio del Arrabal,  o simplemente al prostíbulo de la actual calle del Juego de la Pelota; en los albañiles y canteros que acudían a levantar los edificios públicos (y también las casas señoriales privadas); en los carreteros serranos de Cuenca que bajaban con sus carros de madera para vender troncos de pinos; en los comediantes que representaban sus funciones teatrales; en los presos, que traídos por la justicia del corregimiento de otras villas del partido, rendían sus cuentas en la cárcel y de la que no resultaba muy difícil salir a plena luz si se contaba con dinero; en los comerciantes, ya comarcanos ya extranjeros (conversos portugueses), que competían con sus tiendas con las de los propios vecinos de San Clemente y su población morisca; en los esquiladores, o peinadores, que trasquilaban las ovejas y en los tratantes que bajaban hasta la villa para abastecer de carne a la ciudad de Cuenca; en aquellos que venían atraídos por la romería de la Virgen de Rus, igual que sabemos que los sanclementinos acudían a las romerías de los pueblos vecinos, y así un largo etcétera.

El San Clemente del presente parece encerrado en la familiaridad del interior de sus casas, pero no era esa la imagen que ofrecía la villa en la época moderna. La misma Plaza Mayor y la del Pósito, reclamo turístico con su impresionante construcción edilicia, nos aparece demasiado ordenada y, disculpen la impresión, aburrida. Ruido, bullicio y, a veces, alguna trifulca eran lo habitual en las carnicerías situadas en el edificio del pósito de la Plaza de la Iglesia. La gente acudía a la parroquial de Santiago Apóstol por la puerta del mismo nombre. En torno a esta portada se cerraban tratos, se celebraban los chascarrillos y se prodigaban las críticas; algunos de los comentarios tenían como referencia las dos hileras de sambenitos de condenados por la Inquisición visibles a la muchedumbre delante de las puertas abiertas de la Iglesia. Y es que la actual Plaza de la Iglesia, o del Pósito, estaba volcada hacia el Arrabal, que a sus espaldas hervía en vida, tratos y laboriosidad. De allí venían todos los problemas y conflictos pero asimismo el impulso vital del pueblo. Allí estaban los Origüela, desde la década de mil quinientos ochenta también conocidos como los Galindos, por la fuerte personalidad de la santamarieña María Galindo. En la misma Plaza de la Iglesia, en el actual Restaurante de Jacinto, la casa de los Herreros, dando su espalda al Arrabal y a sus enemigos los Origüela. Pero las familias principales pronto huyeron de este núcleo principal y antiguo del pueblo; por no quedar, ni siquiera sobrevivió resto alguno de la memoria del fundador del pueblo Clemén Pérez de Rus.

Todo empezó hacia 1510. Parecía que las crisis de subsistencias a la muerte de la Reina Católica iban a condenar al pueblo a ese bucle de volver siempre a la situación de partida, es decir, intentar escapar de la pobreza para regresar a ella. Pero algo hirió el orgullo sanclementino y ese algo fueron las condiciones draconianas que Alonso del Castillo puso en 1502 para dar su trigo a un pueblo hambriento. Los sanclemetinos dejan de quejarse de esas quince o veinte familias que han hecho fortuna en los veinte años que han transcurrido desde fines de la guerra del Marquesado. Quizás aguijoneados por el ideal de austeridad ajeno de todo lujo que traen los franciscanos reformados que se instalan en el pueblo, se lanzan a labrar sus tierras incultas, desecando sus lavajos y roturando las tierras forestadas. Su ejemplo atrae a otros habitantes de la comarca y luego a muchos más venidos de fuera. San Clemente se convierte en un símbolo de la libertad donde se refugian los habitantes de las próximas tierras bajo dominio señorial. El pequeño pueblo de doscientos habitantes se pone en los más de setecientos cuando cae bajo el dominio de la emperatriz Isabel. Eso a pesar de la guerra de las Comunidades y del fenómeno pestífero de 1525 del que apenas si sabemos nada. Esos años bajo el dominio de la emperatriz debieron ser dorados, el pueblo ganaría otros quinientos habitantes más. El granero de Vara de Rey permitió dedicarse a San Clemente al monocultivo de la vid. Aunque las villas vecinas ya empezaban a cerrar sus pastos comunales, las cien mil ovejas de los ganaderos sanclementinos todavía pacían en estas hierbas comunes del suelo de Alarcón. Hasta que llegó la crisis de finales de los cuarenta. Fue una crisis generalizada en todas las tierras del Marquesado. Tristán Calvete, procurador de la villa en los Consejos, presentaba el aspecto desolador de unas tierras fatigadas por las inclemencias del tiempo y las plagas de langosta.

A pesar de todo, la crisis de los cuarenta fue una catarsis para la villa que definió su futuro. Convencida de la pérdida de los graneros de Vara de Rey después de 1537 y de los pastos comunes de la tierra de Alarcón, la villa de San Clemente busca proyectarse en el exterior. Busca el trigo necesario en la vecina Villarrobledo o en cualquier parte que haga falta, sus ganados pasan los puertos de Alcaraz y Chinchilla en búsqueda de pastos. Las actividades de la villa ganan en complejidad y San Clemente da los primeros pasos hacia una economía especializada en servicios para toda la zona. El gobernador, de la mano de Hernando del Castillo, tiende a residir largos períodos de tiempo en San Clemente. El gobernador se queda, pero a los hermanos Castillo se les expulsa de la primera línea política del pueblo. Aquellos que compran las regidurías perpetuas por cuatrocientos ducados parecen querer imponer su voluntad, pero la villa es un hervidero de hombres que quieren ser partícipes de su vida e intervienen en el juego político con disputas en la elección de alcaldes ordinarios. Sus ambiciones son reflejo de una sociedad cada día más compleja. La actividad particular de tejedores se convierte en próspera industria gremial. El gobernador, sus criados y oficiales, con sus necesidades mueven la economía de la villa. Para satisfacer las necesidades de su casa Villarrobledo estará obligado a aportar doscientas fanegas de trigo, aparte de la cebada indispensable para sus caballerizas. Otras cien fanegas irán a la casa del alcalde mayor, que a diferencia del gobernador sí que reside de forma permanente en San Clemente.

Luego vienen los años de pleno dominio de San Clemente. Los años cincuenta ven una construcción edilicia continua, que iniciada en las reformas de la Iglesia y del ayuntamiento se extenderá hasta los ochenta en el pósito. San Clemente alcanza sus máximos de población. Los mil quinientos vecinos que algunos extienden a dos mil. El Arrabal se llena de tiendas a pie de calle de artesanos que venden sus productos elaborados. La plaza del Ayuntamiento presenta cierto aspecto caótico y amalgamado de tiendas y oficios de escribanos, buhoneros que hacen sus tratos en la plaza o la calle aledaña de la Feria y se internan en el Arrabal; pero sobre todo hay un rebosar de hombres, muchos de ellos forasteros que se alojan en los tres mesones existentes en la plaza.

Como un aldabonazo, avisando de lo frágil del bienestar, llegará la guerra de los moriscos de Granada. Los reclutamientos forzosos, las muertes de jóvenes en la guerra llevan a la villa a perder trescientos vecinos. Las Relaciones Topográficas, unos años después, hacen referencia al trauma provocado por la guerra, pero la venida de setenta y dos familias moriscas parece dar vida nueva al pueblo. Se hace un esfuerzo tremendo por integrarlos en un proceso de aculturación que tiene como centro la Iglesia de Santiago Apóstol, pero sus creencias necesariamente son fingidas, porque recluidos en su gueto del Arrabal, ejerciendo los mismos oficios de antaño como pastores, labradores en régimen de aparcería o artesanos con tienda en su casa, mantienen sus tradiciones y formas de vida granadinas. San Clemente no lamenta su marginación, envidia su laboriosidad traducida en riqueza.

Mientras que todos se benefician se deja en paz a los moriscos. Los años ochenta son de oportunidades. El administrador de rentas reales, Rodrigo Méndez, avisará que estos quejosos y agraviados sanclementinos ocultan una gran riqueza y defraudan a la Corona. El dinero es fácil y allí donde falta lo suple el préstamo a censo que ahora se generaliza. Es en este momento cuando San Clemente se convierte en la pequeña corte manchega. Su rivalidad con Albacete es manifiesta, pero la diversidad de oficios y actividades de San Clemente choca con la rusticidad de Albacete, villa de labradores y alpargateros. Sin embargo los signos de la crisis son ya incipientes: el cultivo de viñas toca techo, prohibiéndose nuevas plantaciones; las construcciones edilicias ahogan financieramente a la villa; los ganados sanclementinos ven entorpecido su paso hacia Murcia por una celosa villa de Albacete que ahora les exige el tributo a pagar por cualesquier mercancías a veinte leguas de la raya de Aragón; la Corona exige el nuevo tributo de millones y, en fin, la economía antaño regional y diversificada entra en crisis.

Ya antes de 1600, el granero villarrobletano da síntomas de agotamiento. Obligado a abastecer a la Corte no da para alimentar a los pueblos comarcanos ni a sus propios vecinos. Los registros parroquiales, allí donde se han conservado, anuncian que los matrimonios escasean y, en consecuencia, los nacimientos también. Una población en sus máximos está subalimentada. Es entonces, aunque el brote ya ha aparecido en algunos pueblos de la comarca dos años antes, cuando en junio de 1600 la peste aparece en San Clemente y aniquila la población. Dos mil o tres mil muertos, cifras quizás discutibles, pero incontestables son los números de pobres y ese cuarto de viudas que compone la población sanclementina en los años posteriores a la crisis.

No obstante San Clemente, a diferencia de Villarrobledo o Albacete, fue capaz de recuperarse y renacer en población y en las manifestaciones de su vida diaria. Para 1610 todo había cambiado. la trayectoria de las clases populares como siempre nos aparece oculta, como poco sabemos del devenir de los más de doscientos moriscos expulsados de la villa, pero sí conocemos el devenir de las clases pudientes.

 Las familias principales se alejaban del centro, algunos como los Guedeja, famosos letrados, o los mismos Herreros buscaban notoriedad en la Corte, abandonando sus casa solares. El actual palacio del Marqués de Valdeguerrero, entonces yuxtaposición discontinua de varias casas, y los edificios que llegaban hasta el convento de los frailes eran propiedad de los Castillo, que debían poseer en origen no solo el solar del convento franciscano sino también otros terrenos sobre los que asentaron sus casas y hogar. Por aquí residiría don Francisco Mendoza, más preocupado de la vida de la Corte que de su propio pueblo, y su familiar don Juan Pacheco Guzmán, alférez mayor de la villa, junto a su esposa doña María Cimbrón. Este don Juan tuvo ínfulas señoriales de dominación del pueblo, heredadas de su abuelo político Alonso del Castillo, y acabó enfrentado con todo el vecindario. Heredó, a través de su mujer, la fortuna de Francisco Mendoza, pero en beneficio propio, incumpliendo las mandas testamentarias de fundar un convento de carmelitas. Lo arregló como pudo su mujer trayéndose a las monjas de Valera, aunque finalmente la fortuna acabó en manos de las clarisas. Pero se equivocó don Juan Pacheco; pensaba que su alianza con el corregidor y la eliminación de los alcaldes ordinarios le daría el poder en el pueblo, pero sus descendientes tuvieron que salir de él. Otra rama de los Pacheco, con cabeza en otro Juan Pacheco y Guzmán recogería el testigo del alférez, pero los maliciosos sanclementinos le recordaban que quien mandaba en su casa (heredada de su homónimo el alférez) era su madre. Incapaz de procrear no pudo transmitir a heredero alguno el mayorazgo de Santiago de la Torre, que su madre le había regalado casándole con su prima Beatriz. Su único legado fue el de las disputas entre los Pacheco por el mayorazgo y darle nueva vida a sus beneficiarios: otra rama de los Pacheco, la menor, que por escudo tenían uno ajeno en su casa, sita en la Cruz Cerrada y próxima a la ermita de San Roque. El escudo era el de la familia Resa con quienes habían emparentado (¡Qúe poco sabemos de esa gran persona que a mediados del quinientos sería el licenciado Resa!).

Mientras los Pacheco se descomponían (no así su hacienda, a pesar de lo maltrecho que podamos ver el castillo de Santiaguillo), unos aduladores como los Astudillo, pues su medro siempre había sido a costa de servir al corregidor, alcanzaban la notoriedad en la villa. Las rentas de la Corona dependían de ellos. Los González Galindo y los Tébar se aliaban matrimonialmente y lo hacían, cosas curiosas del destino, en la lejana Ciudad de los Reyes del Perú. En la plaza de Astudillo fijaría su casa don Francisco de Astudillo y su hijo, que había heredado el apellido Villamediana. Alianza matrimonial con una familia de las más rancias muy mal vista en el pueblo. No muy lejos, en el Palacio Piquirroti, moraban don Pedro González Galindo y su mujer María de Tébar. El tío de ésta, Cristóbal de Tébar, fundaba el Colegio de los jesuitas en la antigua iglesia de Nuestra Señora de Septiembre. La cuna de los que pasaban por cristianos viejos. Digamos que solo a efectos de obtener credenciales, pues todo el pueblo sabía que los mentados eran de la misma estirpe, los despreciados Origüelas. Pero el futuro de la villa de San Clemente no estaba ligado ni a los Tébar ni a los Astudillo ni a los Galindo; quizás porque se habían convertido en simples rentistas, olvidando su espíritu emprendedor. Lo único que legaron al pueblo, en la medida que traicionaron su propia esencia, fue el odio que provocaron no ya por su sangre judía, con la que los vecinos convivieron y se fundieron durante un siglo, sino por convertirse en parásitos que consumían la riqueza del pueblo. El desprecio provocado en el pueblo fue absoluto. Esa es la razón por la que la casa de Astudillo y el palacio Piquinoti ya aparecían abandonados y en ruinas a mediados del siglo XVIII. Fue tal el olvido, que el odio, que despertaron y persistía latente, se trasladó en la villa hacia don Vicente Sandoval, que vivía en la villa a mediados de esa centuria. Don Vicente era algo más que el marido de la Marquesa de Valdeguerrero, era ante todo un extranjero llegado de Alcaraz que ejercía un poder tiránico en el pueblo. Era asimismo quien había heredado el poder de los Ortega.

Mientras unos acababan en un olvido, que ni siquiera don Diego Torrente fue capaz de recuperar, otros alcanzaban la fama y el dominio del pueblo. Tan solo Francisco del Castillo Inestrosa vio venir a los Ortega. Francisco del Castillo Inestrosa había heredado de su antecesor Hernando del Castillo, el alcaide de Alarcón, el orgullo y la rebeldía, olvidando lo que tocaba a lo que tenía de insaciable ambición la familia Castillo. Esa ambición que le faltaba a él, sin embargo la veía en los otros. Por eso fue capaz de ver el imparable ascenso social y político de los Ortega. No dudó en enfrentarse a ellos. Don Miguel Ortega y don Francisco Castillo se pasaron varios años arrojándose a la cara ante la Inqusición de Cuenca los cadáveres de sus ancestros judíos. Pero si los Ortega traicionaban una y otra vez su sangre judía y buscaban la sangre que de los Pacheco corrían por sus venas (no olvidemos que de la sangre conversa de esta familia también existía un comprometedor expediente en la cámara del secreto del Santo Oficio), don Francisco Castillo Inestrosa defendía en voz alta en la plaza del pueblo sus antecedentes hebraicos. Fue tal el odio entre don Miguel Ortega y don Francisco Castillo, que el primero imploró en su lecho de muerte el perdón del segundo y éste no pareció tener problemas de conciencia mandándolo al Infierno. 

El futuro sin embargo sería de los Ortega, oculto su apellido en los futuros Marqueses de Valdeguerrero. Pero detrás de esa casona de los Valdeguerrero como esa otra de los Oma únicamente hay afán de ostentación. Cuanto más grandes se hacían las casas señoriales más se empequeñecía el pueblo. Podemos pensar que en el quinientos la vida sanclementina se refugiaba en las casas palacio con sus patios porticados y esas otras más populares de patio interior, bajo cuyo suelo se extendían las cuevas. En las cuevas se ocultan las tinajas de vino, verdadero símbolo de la riqueza sanclementina. Pero las puertas estaban abiertas al pueblo como lo estaban al trasiego de carruajes y criados que pasaban bajo ellas. Un Francisco de Astudillo Villamediana tiene especial querencia por sus criados. Nada comparable al amor que profesa Martín de Buedo por sus dos esclavos, cuya pérdida es más sentida que la propia hacienda. 

La sociedad del seiscientos se vuelve despreciadora. Rosillo y Perona recelan de la riqueza de Astudillo y Piquinoti. Ellos, las familias de abolengo, que con su trabajo, sus tierras y sus ganados han sabido ganarse la posición que les corresponde por su sangre, ven ninguneado su estatuto social por estos nuevos advenedizos ricos y que todo el mundo en el pueblo sabe que son los descendientes de los Origüela del Arrabal. Es igual, las viejas familias buscan la alianza de los Ortega. Se les desprecia, pues han entablado lazos familiares con la rama Tébar de los Origüela e incluso todavía persiste en el recuerdo sus lazos con los Huerta, gente de baja condición que ha establecido lazos familiares tanto con los Ortega como con los Origüela. Sin embargo, los Ortega pronto sabrán marcar la frontera elitista que les diferenciará del pueblo bajo: ellos tienen las tierras, el trabajo lo ponen los demás. Esas tierras son las que les dan el respeto social. Eso mismo lo comprenden los Oma. Tienen dinero como los Astudillo, pero a diferencia de éstos, han comprendido que el dinero ha devenido de plata en vellón y solo vale si se invierte en tierras. El resto, es decir, alianzas familiares con Rosillo o Pacheco es simple apariencia de imagen para hacer presentable su riqueza. Apariencia necesaria, pues, tal como denuncia un Perona, es en este San Clemente de 1640 donde las ejecutorias de hidalguía las expide el carnicero. Así es, en una villa donde nunca ha habido padrones de hidalgos, es el carnicero, quien dejándose sobornar, acepta las cédulas de refacción o lo que es lo mismo, los ricos dejan de pagar la parte correspondiente al impuesto de millones del trozo de carne que compran. El ayuntamiento legitima al carnicero concediendo las cédulas y si el exento de impuestos tiene suficiente dinero lo único que debe hacer es acudir al Consejo de Órdenes en busca de un hábito de caballero, adquiridos por la desorbitada cifra de cuatro mil ducados, o a la Chancillería de Granada a por su carta ejecutoria de hidalguía; alto tribunal que ha adquirido fama por ser lugar en el que los pleitos dormían años y no tanto por ser causa de ruina de muchas familias y concejos.

En los años cuarenta San Clemente vivía de las apariencias y de la farsa. La nueva situación se había iniciado tras la crisis de comienzos del seiscientos. Son los años del Quijote: la imaginación y los valores transportan a los vecinos de la villa a un mundo de ensueño, que contrasta con la triste realidad de un pueblo empobrecido. En ayuda del pueblo, acude el indiano Pedro González Galindo, que lo rescata con su préstamo de diez mil ducados de plata. El boato y la ostentación se apoderan del pueblo. Ya en 1598, Felipe III es recibido con festejos deslumbrantes, incluidos diez toros, mientras los pósitos de la villa se vacían para alimentar al cortejo. Las fiestas del Corpus son motivo de rivalidad entre los poderosos para regalar unas octavas que mantienen al pueblo en un irreal sueño. Son fiestas para el pueblo, aunque sin el pueblo que prefiere manifestar su alegría antes en las romerías populares de la Virgen de Rus, que en esos programas alegóricos como La venida del inglés prepara don Rodrigo Ortega en ensalzamiento de la Monarquía o el programa que sobre la exaltación de la Hostia prepara Francisco de Astudillo. Manifestaciones iconológicas que nadie del pueblo llano entiende, aunque deslumbran e identifican quién tiene el poder en el pueblo.

Y es que San Clemente no es ajeno al artificio del reinado de Felipe III, tampoco a su corrupción y a la llegada de nuevos ricos advenedizos. Las contradicciones se vuelven brutales. Mientras los campos se dejan de cultivar, los ganados se pierden, y los brazos de los moriscos expulsos faltan tanto como los de unos sanclementinos que desprecian el trabajo, la villa de San Clemente se integra en la economía mundo. Los más avezados de los sanclementinos buscan en el desierto dejado por los moriscos levantinos su oportunidad de negocio. Llama la atención cómo en la medida que desaparecen los moriscos del valle murciano de Ricote, aparecen en el mismo valle los ganaderos sanclementinos.  Aunque más llamativo es la aparición de los mercaderes portugueses que con sus lazos internacionales introducen a San Clemente en la economía mundo.

No perdonará la Inquisición esta apertura de la villa; perseguirá hasta su desaparición a estos portugueses. Con ellos, que habían sustituido a los tenderos moriscos, desaparecen los intercambios y la apertura al exterior. Luego vendrá el reinado de Felipe IV. Hay ansias de regeneración de una sociedad que ahorca a sus corruptos, pero también desprecia a los que obtienen el prestigio social de sus vecinos por sus méritos. El pueblo sanclementino no llega a entender que son la carne de cañón de una Monarquía que de la mano de Olivares intenta reverdecer viejos laureles y conquistas militares para las que no dispone del dinero, en otro tiempo nacido del trabajo.

Primero llegan las compañías de soldados italianos heridos en esa estúpida guerra de Mantua de 1628. La villa ya no ve con sus ojos las banderas de capitanes que ofrecen la fortuna y el honor militar a los jóvenes, sino a unos soldados lisiados, que anuncian los futuros desastres. Los esfuerzos militares, y fiscales, exigidos por la Monarquía cada vez son mayores. En 1630, los reclutados son los foráneos de paso por el pueblo. Pero en la década de los cuarenta, España se descompone con las rebeliones portuguesa y catalana. Los campesinos sanclementinos que, con su trabajo crean la riqueza del Reino, se van al frente catalán, reclutados por ese desaprensivo llamado Rodrigo Santelices. Ya no luchan contra herejes sino contra otros españoles que han dejado de identificarse con los sueños imperiales. Sueños imperiales que no entienden ni los catalanes ni los manchegos. Un campesino casi sesentón, un Garcilópez, expone en sus quejas la raíz del problema: mientras su hijo está otro año más, el de 1641, en el frente, su hacienda ha perdido 500 reales. Con su hacienda, y la falta de pago de impuestos, se pierde también España.

San Clemente nunca se recuperará ya de estas sangrías fiscales y militares. Su población se quedará en mínimos. Muchos sanclementinos huyen a Valencia a ocupar el vacío ha tiempo dejado por los moriscos. Otros se quedan más cerca y se dedican a explotar el campo de sus aldeas, que ahora se pueblan. Ya nunca recuperará el esplendor de antaño ni siquiera en el siglo XVIII, cuando villas como Motilla o su antigua aldea Sisante se atreven a competir con ella. San Clemente se encierra en sí misma, ya solo vivirá de sus sueños del pasado, parece molestarle la modernidad y solo quiere vivir de los recuerdos de un pasado glorioso.


                                                     ***********************


Año 1445 (Fuente: AMSC. AYUNTAMIENTO. Recuento de vecinos por Hernando del Soto, criado del Marqués de Villena, que toma posesión de la villa)
  • 130 vecinos y dos hidalgos
Hacia 1495-1500 (Fuente: testimonio hacia 1547 del vecino de Alarcón Cristóbal Llorca en pleito sobre aprovechamiento de comunales del antiguo suelo de Alarcón. (AChGr. Caja 711, pieza 3 )
  • 180 vecinos 
Censo de Pecheros de 1528 (Fuente INE. 2008, según documento conservado en AGS. Contaduría General. Leg. 768)
  • 709 vecinos, excluidos hidalgos
Hacia 1546, testimonios en la información de testigos del pleito entre San Clemente y Villanueva de la Jara sobre aprovechamiento del pinar de esta última villa. (AChGr. Caja 5355, pieza 8)
  • 1200 vecinos según los testimonios mas fidedignos, aunque otros testimonios hablan de un abanico de población que va de 1000 a 1500 vecinos. Se hace mención a una población para la villa de 200 vecinos a comienzos de 1500.
Relaciones topográficas de Felipe II en diciembre de 1575 Caja 1355, pieza 8
  • 1200 o 1300 vecinos, incluyen ochenta y dos casas de hidalgos.
Padrón de alcabalas de 1586 (Fuente: AGS. Expedientes de Hacienda. Padrón de Alcabalas elaborado por mandamiento de Rodrigo Méndez, administrador de rentas reales del Marquesado de Villena)
  • 1547 vecinos, incluidos hidalgos y clérigos seculares (aunque no regulares). Muy pormenorizado con nombre de los vecinos y calles del pueblo
Censo de Tomás González de 1591 o de millones (Fuente: Tomás GONZÁLEZ, Censo de población de las provincias y partidos de Castilla en el siglo XVI. Madrid. 1829)
  • 1572 vecinos, incluidos 1427 pecheros, 90 hidalgos, 5 clérigos regulares y 50 clérigos seglares
Padrón de alcabalas de 1624 a petición de informe pedido por Felipe IV a las villas del Marquesado
  • 1800 vecinos
Padrón militar de 1635 para el armamento de una octava parte de la población. Vecinos mayores de dieciséis años
  • 1610 vecinos
Vecindario de 1646 (Fuente:  AGS. CÁMARA  DE CASTILLA. DIVERSOS. Leg. 23, doc. 1)
  • 961 vecinos
Censo de 1697 (Fuente: AMSC. AYUNTAMIENTO. Leg. 33/1)
  • 1096 vecinos (divididos en  cuatro cuarteles: 339 en Santa Quiteria, 193 en la Cruz Cerrada, 200 en San Francisco y 316 en Roma, más 44 en las aldeas)

miércoles, 31 de agosto de 2016

Un censo incompleto de la villa de San Clemente de 1640-1641

El siguiente padrón está elaborado partiendo de las informaciones de testigos de tres vecinos de San Clemente aspirantes al hábito de Santiago. Muchos de los testigos se repiten en cada uno de los expedientes, Podemos considerar a estos testigos como personas principales o personas letradas que sabían escribir. Cuando son iletradas son personas mayores que aportan el valor del testimonio de su experiencia. Por, supuesto es un padrón incompleto de apenas dos centenares de vecinos para una villa que, todavía a la altura de 1640, sobrepasaba con creces los mil vecinos. Aunque ya había iniciado su crisis demográfica, no se recuperaría a los varapalos de las levas forzosas de 1640 y 1641 de Rodrigo Santelices y esas otras que les siguieron a continuación.

  1. Las informaciones de testigos de Diego y Ortega y Guerrero se hicieron en noviembre y diciembre de 1639 (1639)
  2. Las informaciones de testigos de Francisco de Astudillo Villamediana se hicieron entre noviembre y diciembre de 1641 (1641)
  3. Las informaciones de testigos de Rodrigo de Ortega y Ortega se hicieron entre marzo y abril de 1641 (1641a)



Padrón incompleto de vecinos de San Clemente hacia 1640

  • Alarcón, Fernando de, el mayor; 76 años (1641a)
  • Alarcón y Fajardo, don Diego de; alcalde de la hermandad por el estado de los hijosdalgo; 42 años (1641)
  • Alarcón y Fajardo, don Francisco de; 47 años (1641)
  • Albendea, Pascual; 70 años de edad (1641)
  • Agüero, don Francisco de; 55 años (1641a)
  • Alonso de Palacios, Martín; 85 años (1641)
  • Alonso de Palacios, Pedro; 80 años (1641)
  • Ángel de Olivares, Cristóbal; 71 años (1641a)
  • Ángel, licenciado Juan; presbítero (1639)
  • Ángeles, Mariana de los; viuda de Francisco Ángel, alguacil de la Inquisición; 73 años (1641)
  • Araque, licenciado Diego de; presbítero; 47 años (1641)
  • Araque y Montoya, don Fernando de; 65 años (1641a)
  • Araque Buedo, don Juan; 52 años (1641a)
  • Arcos, Alonso de; 59 años (1641a)
  • Astudillo Villamediana, Francisco de; tesorero de rentas reales del Marquesado de Villena, caballero de la Orden de Santiago; 39 años, bautizado el 22 de enero de 1602 (1641)
  • Atienza, Bartolomé; escribano del número; 58 años (1641)
  • Ávalos, Diego de; (1639)
  • Ávalos Liñán, Juan de; 56 años (1641)
  • Ávalos, Martín de; escribano del número; 70 años (1641a)
  • Ávalos Redondo, Francisco de; 67 años (1641a)
  • Ávalos Rubio, Amador de; clérigo; 70 años (1641)
  • Ávalos y Vizcarra, don Francisco de; 61 años (1641)
  • Ávila, Gaspar de; 67 años (1641)
  • Avilés, Jerónimo de; 62 año (1639), emparentado con los güertas
  • Ballestero, Pascual el mayor; 65 años (1641), no sabe firmar
  • Ballesteros, Francisco; criado de los Astudillo; 78 años (1641), no sabe firmar
  • Bravo, Andrés (1639)
  • Buedo, don Juan de; 57 años de edad (1641)
  • Buedo, don Martín de; 40 años (1641a)
  • Caballón, Diego de (1639)
  • Caballón, licenciado Juan; 59 años (1641a)
  • Caballón Remírez, licenciado don Gabriel; clérigo ordenado de epístola; 41 años (1641)
  • Campillo, Juan del (1639)
  • Campillo Juera, Ginés del; 79 años (1641a)
  • Campillo Juera, Pedro del; 50 años (1639)
  • Cantero, don Miguel; 40 años (1641a)
  • Cantero, Sebastián; 78 años (1641a)
  • Carbonel, Juan de; 58 años (1641)
  • Carboneras, Juan de; 57 años (1641), no sabe firmar
  • Carrasco, Martín; 40 años (1641a)
  • Carrasco, Pedro (1639)
  • Carrera Ordóñez del Abad, licenciado Juan de la; clérigo; 70 años (1639)
  • Carretero, Lorenzo; 46 años (1641a)
  • Castillo e Inestrosa, don Diego del; hijo natural de Francisco del Castillo e Inestrosa, 26 años (1639)
  • Castillo e Inestrosa, don Francisco del; presbítero, 69 años, muerto en agosto de 1641 de tabardillo y enterrado en la iglesia de Santiago apóstol (1641) 
  • Castillo Villaseñor, Juan del; regidor perpetuo; 53 años (1641)
  • Castro, José de; 59 años (1641a)
  • Catalán, Andrés; 56 años (1641)
  • Catalán, Miguel; 50 años (1641a)
  • Catalán Jiménez, Pedro; 61 años (1641)
  • Celada, Amador de; procurador del número; 60 años (1641)
  • Celada, Bartolomé de; escribano del número; 70 años (1641)
  • Celada, Pedro de; 62 años (1641)
  • Collado, doctor Alonso; médico residente en San Clemente desde hace 30 años. 67 años (1641)
  • Contreras, Pascual de (1639)
  • Copado, Francisco; 38 años (1641), no sabe firmar
  • Copado, Juan; 73 años (1641), no sabe firmar
  • Cribelo Ángel, Cosme; presbítero (1639)
  • Cuenca, Pablo de; hermano de Pedro de Cuenca, comisario de la Inquisición fallecido, 47 años (1641)
  • Díaz Meneses, Fernando (1639)
  • Fraile, Pascual; 60 años (1639)
  • Fuente, Diego de la; procurador del número; 50 años (1641)
  • Fuente, Diego de la; procurador; 79 años (1641a)
  • Fuente, Baltasar de la; depositario general; 50 años (1641)
  • Gabaldón, don Juan; 32 años; (1641a)
  • Galindo, Francisco (1639)
  • Gallego, Matías; 52 años (1641)
  • Gallego Luján, licenciado Pedro; clérigo presbítero asistente; 45 años (1641)
  • García Macacho, Miguel (1639)
  • García de Perona, Bautista (1639)
  • García de Zamora, Benito; 66 años (1641), no sabe firmar
  • Garcisánchez, Jerónimo de (1639)
  • Garcisánchez, José de; regidor perpetuo; 51 años (1639)
  • Gómez de Espinosa, Mateo;  presbítero; 50 años (1641)
  • Gómez Medrano, Alonso; 67 años (1641), no sabe firmar
  • González de Córdoba, Pedro; 81 años (1641), 
  • González Gemio, Francisco; 60 años (1641a)
  • González Huerta y Avilés; Juan; 57 años (1639)
  • González Romero, Francisco; 96 años (1641a)
  • González Romero, Juan; contador mayor de su Majestad en San Clemente y su tierra; 56 años (1639)
  • González de Tébar, don Pedro; regidor perpetuo; 53 años (1641)
  • Granero y Alarcón, don José, natural de San Clemente y vecino de Belmonte; alguacil mayor de la Inquisición en las Mesas y alcalde ordinario por el estado de los hijosdalgo de las Mesas; 36 años (1641)
  • Guerra, Antonio; regidor perpetuo; 57 años (1641)
  • Guijarro, Juan, el mayor; 62 años (1641)
  • Guijarro Palacios, Juan; escribano del número, 35 años (1641)
  • Haro, Alonso; 63 años (1641a)
  • Haro, don Fernando; 31 años (1641a)
  • Heredero, licenciado Francisco; abogado; natural del Provencio y residente en San Clemente desde hace 17 años; 44 años (1641a)
  • Hernández, Andrés; 70 años (1641a), no sabe firmar
  • Herrera,licenciado Alonso de; presbítero; 43 años (1641)
  • Herrera, Juste de; 66 años (1641), no sabe firmar
  • Herreros, don Andrés de los; capitán de la milicia de la villa de San Clemente; 32 años (1639)
  • Herreros, don Julián de los; 37 años (1639)
  • Herreros Calderón, Diego de los; 55 años (1641a)
  • Herreros Salcedo, Diego de los; 56 años (1641)
  • Herreros y Guzmán, don Francisco de los; del Consejo de Hacienda; 58 años (1641)
  • Huerta, Alonso de; 38 años (1639), emparentado con avileses y origüelas
  • Iniesta Castillo, Diego de; 60 años (1641), no sabe firmar
  • Iniesta Molina, Antonio de; 73 años (1639), no sabe firmar
  • Iniesta y Olivares, Fernando; 40 años (1641)
  • Iranzo, Martín de; 52 años (1641a)
  • Iranzu, licenciado Francisco de; teniente de cura mayor de las Iglesias de San Clemente; 62 años (1641)
  • Jareño, licenciado Tomás; presbítero; 44 años (1641)
  • Juera, Fernando; 65 años (1641), no sabe firmar
  • Lara, Gregorio; 60 años (1639), no sabe firmar
  • López de Aparicio, Cristóbal; presbítero; 44 años (1641)
  • López de Ávalos, Miguel; 30 años (1641a)
  • López Caballón, Martín; presbítero; 50 años (1641a)
  • López Caballón, Juan (1639)
  • López Castañeda, Antonio (1639)
  • López de Celada; Pedro; natural de Vara de Rey y estante en San Clemente desde hace 30 años; 60 años (1641a)
  • López de Haro, Diego; 67 años (1641)
  • López de Huerta, Francisco; (1639), emparentado con avileses y origüelas
  • López de Iranzo, Diego; regidor y familiar del Santo Oficio de la Inquisición; 59 años (1641)
  • López Monteagudo, Juan; 73 años (1641a)
  • López Moratalla, Sebastián; 60 años (1641)
  • López Rubio, licenciado Cristóbal; presbítero; 35 años (1641)
  • López Rubio, Miguel; 72 años (1641a)
  • López de Tébar, Antonio; cura propio de la iglesia de Villar de Cantos; 40 años (1641)
  • López Toledano, Juan; regidor; 44 años (1641)
  • Lucas, Alonso; 60 años (1641)
  • Lucas Fernández, licenciado don Mateo; alcalde ordinario, abogado, familiar del Santo Oficio; 37 años (1641)
  • Llanos Patiño, Diego de; escribano del ayuntamiento y regidor perpetuo; 44 años (1641a)
  • Llanos Patiño, don Ginés; presbítero; 41 años (1641a)
  • Llanos Peralta, Ginés de; familiar y notario del Santo Oficio de la Inquisición; 80 años (1641)
  • Martínez Alcaide, Andrés; 48 años (1641), no sabe firmar
  • Martínez Alcaide, Cristóbal (1640)
  • Martínez, Pablo; 70 años, no sabe firmar (1641a)
  • Martínez Ángel, Antonio; (1640)
  • Martínez Cornejo, Diego; 60 años (1641a)
  • Martínez Grande, Blas; 80 años (1641)
  • Martínez de León, Alonso; 75 años (1641), no sabe firmar
  • Martínez de Perona, licenciado don Francisco; beneficiado; 40 años (1641)
  • Mendiola, don Juan de; 40 años (1639)
  • Merchante, Andrés; 61 años (1641)
  • Monteagudo, Juan de (1639)
  • Montoya, licenciado don Diego; comisario del Santo Oficio de la Inquisición de Las Pedroñeras; 51 años (1639)
  • Montoya, don Francisco; familiar del Santo Oficio e hijodalgo; 52 años (1639)
  • Montoya Abengoza, don Francisco; 50 años (1639)
  • Montoya Castañeda, don Pedro; 53 años (1641a)
  • Moreno, Agustín; (1639)
  • Moreno de Palacios, don Sebastián; 66 años (1641)
  • Moreno de la Torre, Francisco; 58 años (1641a)
  • Moya, Gregorio de; escribano del número; 70 años (1641a)
  • Moya, Juan de; escribano del número; 60 años (1641a)
  • Muñoz de la Fuente, Juan; 43 años (1641)
  • Muñoz de Oropesa, don Alonso; alguacil mayor en propiedad; 48 años (1641)
  • Olivares, don Gines de; familiar del Santo Oficio de la Inquisición; 25 años (1641)
  • Olivares, Matías de; 70 años (1641)
  • Olivares de la Calcerrada, Cristóbal; 78 años (1641a)
  • Olivares Merchante, licenciado Diego de; comisario del Santo Oficio de la Inquisición; 52 años (1641)
  • Olivares Perona, Cristóbal de; 64 años (1641)
  • Olivares Rubio, Pedro de; familiar del Santo Oficio de la Inquisición; 46 años (1641)
  • Olivares Simón; Francisco de; 47 años (1639)
  • Oma Arteaga, don Pedro; natural de Belmonte y vecino de San Clemente desde hace 16 años; 41 años (1641)
  • Ortega y Guerrero, don Diego de; 17 años,  bautizado el 27 de mayo de 1623 (1639)
  • Ortega y Ortega, don Rodrigo; III señor de Villar de Cantos; bautizado el 16 de junio de 1614, 27 años (1641a)
  • Ortega y Rosillo, don Rodrigo; II señor de Villar de Cantos,  (1639)
  • Osa Cuevas, Gines de la; presbítero; 44 años (1641)
  • Oviedo, Francisco de; 68 años (1641a)
  • Pacheco, don Fernando; 41 años (1641a)
  • Pacheco de Mendoza, don Iñigo; alférez mayor de la villa de San Clemente y nieto del alférez Juan Pacheco y Guzmán e hijo de Rodrigo, teniente general de las galeras de España; 40 años (1639)
  • Pacheco de Guzmán, don Juan; caballero de la orden de Alcántara y regidor perpetuo, señor de Valdosma y Tejada, casado con Beatriz Pacheco, heredera del mayorazgo de Santiago de la Torre; 39 años (1641)
  • Pacheco, don Rodrigo; hijo del fallecido alférez mayor Juan de Pacheco y Guzmán, señor de Valera, donde reside; 63 años (1639)
  • Palacios, Salvador (1639)
  • Patiño, Diego Esteban; 68 años (1641)
  • Peinado, Juan; (1639)
  • Peralta, Juan de; 73 años (1639)
  • Pérez de Lerín, Pascual; familiar del Santo Oficio; 70 años (1641)
  • Perona Huete, Alonso de; 98 años (1641)
  • Perona Montoya, don Cristóbal; 58 años (1641a)
  • Perona Montoya, don Juan de; regidor perpetuo; 60 años (1641)
  • Perona Montoya, licenciado don Miguel de; abogado; 37 años (1641)
  • Perona Palacios, Juan de; 70 años (1641a)
  • Pontones, Bernabé; 54 años (1641)
  • Pontones Carrasco, Julián de (1639)
  • Pozo Caballón, don Gonzalo del; 38 años (1639)
  • Ramón Barbero, Juan ; 58 años, natural de Honrubia (1641)
  • Ramos de Flores, Rodrigo (1639)
  • Ricard, Feliciano (1639)
  • Robres, licenciado Diego de; clérigo, 76 años (1641)
  • Rodríguez de Alcalá, Jerónimo; 72 años (1641), no sabe firmar
  • Rodríguez de Garnica, capitán Francisco; cuñado de Francisco de Astudillo; 66 años (1641a)
  • Romero Ruiz, Aparicio; presbítero; 82 años (1641a)
  • Rosillo, don Juan; alcalde ordinario por el estado de los hijosdalgo en 1641; 52 años (1641a)
  • Ruiz, Antonio; procurador de causas; 42 años (1641)
  • Ruiz de Alarcón, Diego; escribano público del número; sin edad (1641)
  • Ruiz Ángel, don Pedro; 52 años (1641a)
  • Ruiz de Arce, Felipe; regidor; 74 años (1641)
  • Ruiz de Avendaño, Miguel; 60 años (1641)
  • Ruiz del Castillo, Juan; 60 años (1641)
  • Sánchez, Francisco el mayor; 75 años (1641), no sabe firmar
  • Sánchez, padre Juan Bautista, de la provincia de Cartagena de la orden de San Francisco, calificador de la Suprema Inquisición, residente en San Clemente desde hace 45 años; 63 años (1641)
  • Sánchez Guerra, Francisco; parentesco en cuarto grado con Astudillo por los Garnica; 70 años; (1641)
  • Sánchez de Olivares, Ginés; escribano del número; 59 años (1641)
  • Sánchez de la Orden, licenciado Alonso; notario del Santo Oficio de la Inquisición; 40 años (1641)
  • Sandoval, Juan de (1639)
  • Sáenz, Antón el mayor; 70 años (1641), no sabe firmar
  • Santos, licenciado don Juan Gregorio; colegial mayor del de Oviedo en la universidad de Salamanca, consultor del Santo Oficio y cura de San Clemente; 50 años (1639)
  • Sevilla, Alonso; 70 años (1641a), no sabe firmar
  • Sevillano, Francisco (1639)
  • Sevillano, Miguel; escribano del ayuntamiento; 62 años (1641)
  • Simón Mancheño, Pedro; 52 años (1641)
  • Simón Granero, Pascual; 79 años (1641)
  • Torre Alarcón, don Antonio de la; vecino de San Clemente y alcalde por los hijosdalgo en la villa de la Roda; 60 años (1641)
  • Torre y Alarcón, Antonio de la; 48 años (1641a)
  • Torre y Alarcón, licenciado Juan de la; 47 años (1641)
  • Torres, Martín de; 50 años (1639)
  • Torrijos, licenciado Francisco de; regidor y abogado de San Clemente y natural del Castillo de Garcimuñoz; 45 años (1641) 
  • Val, Sebastián del; natural de Villanueva de los Infantes y residente en San Clemente desde hace 50 años; 66 años (1641a)
  • Vala de Rey, Esteban de; 70 años (1641a)
  • Valenzuela, don Alonso de; alférez de infantería; 34 años (1639)
  • Valenzuela, don Alonso de; 38 años (1641)
  • Valenzuela, don Diego de; regidor perpetuo; 65 años (1641)
  • Valenzuela, don Pedro de; regidor; 40 años (1641)
  • Vargas, licenciado Clemente de; presbítero; 78 años (1641)
  • Vargas Olmedilla, Juan de; 54 años (1641)
  • Varón de Ávalos, Juan; escribano del número; 74 años (1641)
  • Vera y Alarcón, don Lope; depositario general y regidor perpetuo, tesorero de millones y servicios de su Majestad; 54 años (1639)
  • Villanueva, Francisco de (1639)
  • Villanueva Merchante, licenciado Juan de; comisario del Santo Oficio de la Inquisición; 57 años (1641)
  • Villodre, Gómez de; 63 años (1641a)
  • Zaragoza, Cristóbal; 96 años (1641)




AHN. ÓRDENES MILITARES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 6008. Don Rodrigo de Ortega y Monteagudo. 1641
AHN. ÓRDENES MILITARES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 6009. Don Diego de Ortega Guerrero, 1639, 
AHN. CONSEJO DE ORDENES. CABALLEROS DE SANTIAGO. Exp. 2798. Expediente de las pruebas para la obtención del hábito de Santiago de Francisco de Astudillo Villamediana en 1641